Publicidad
Publicidad
Síguenos:
Publicidad

La columna de Manfred Schwager: Abrir la cancha

El periodista de Al Aire Libre en Cooperativa comenta las novedades de la NBA.

La columna de Manfred Schwager: Abrir la cancha
Publicidad

Por Manfred Schwager, @mschwagerv. Foto: ftw.usatoday.com

En medio de la Summer League de la NBA que se desarrolla en Las Vegas, el comisionado Adam Silver señaló que es momento de discutir una idea que muchos basquetbolistas jóvenes esperan con ansias se haga realidad: la rebaja de la edad mínima para entrar a la liga.

Desde 2006, la exigencia es tener 19 años cumplidos en una posible primera temporada de NBA; además, se especifica que si el candidato es estadounidense debe haber egresado un año antes de su educación secundaria, o bien acreditar al menos una temporada como profesional en cualquier liga del mundo.

Antes de implantar este criterio muchos jugadores pasaron directo desde las High School: grandes figuras como Kevin Garnett, Kobe Bryant, LeBron James y Dwight Howard. Pero también a jóvenes que no estaban preparados para el nivel de la NBA; Kwame Brown, escogido en el primer lugar del Draft 2001, se transformó en un símbolo de estos últimos, con una carrera más bien discreta.

El argumento para aumentar la edad requerida en la liga se explica solo: la exigencia del profesionalismo requiere de trabajo y adaptación, cosas que muchas veces no se le permitía a jóvenes de 17 ó 18 años, acostumbrados a sistemas que esconden sus debilidades y que llegaban a equipos donde los resultados debían ser inmediatos.

Sin embargo, la buena intención de la NBA tuvo un impacto negativo en el básquetbol universitario, que se convirtió en una estación de paso para los prospectos más talentosos. Ellos son los one-and-done, aquellos jugadores que sólo pasan una temporada (nueve meses, en el mejor de los casos) con el programa universitario de su preferencia, que invierte su cupo de beca deportiva en un préstamo sin mayor retorno que la posibilidad de ganar un campeonato. Un modelo que utilizaron sólo dos jugadores en 2006, y que creció hasta un récord de 16 en 2017.

Algunas de las potencias en el básquetbol universitario estadounidense, como Arizona, Duke, Kansas o Kentucky, han profitado de este modelo, atrayendo a lo mejor de cada generación con la confianza y la visibilidad que les entrega estar en dichos equipos. La misma razón que ha llevado a otros programas a dudar del compromiso que puedan tener jugadores que sólo quieren comenzar a recibir dinero por su talento cuanto antes y por el mayor tiempo posible.

La demanda de muchos jugadores, en especial de los más jóvenes, es por abolir la regla de edad para que cada uno escoja el camino que más le acomode al salir de la secundaria. El comisionado Silver está de acuerdo y buscará que sea tema en la próxima negociación colectiva con los profesionales.

Probablemente no haya cambios antes de 2020, toda vez que esta materia debe ser estudiada con cuidado por sus implicancias para el futuro. La propia NBA conoce de primera mano qué pasa con los novatos que se enfrentan sin la debida preparación (física, psicológica y de conocimiento del juego) a las presiones del ultra profesionalismo de esta liga, por lo que es una decisión que no pueden permitirse tomar a la ligera.

Publicidad
Publicidad

Publicar en su sitio