Publicidad
Publicidad
Síguenos:
Publicidad

La FIFA decide este miércoles la sede para el Mundial de 2026

Marruecos y el trío Canadá, México y Estados Unidos competirán por los votos en el Consejo de la FIFA.

La FIFA decide este miércoles la sede para el Mundial de 2026
Publicidad

El 68° congreso de la FIFA se reunirá este miércoles en Moscú para decidir cuál es su futuro, con la elección de la sede de la Copa del Mundo 2026, un torneo de 48 selecciones, y la apertura de un proceso electoral que desembocará el 5 de junio de 2019, en París, con la elección de presidente.

En la víspera del comienzo del Mundial de Rusia, la Federación Internacional elegirá entre Marruecos y la candidatura norteamericana (México-Estados Unidos-Canadá) para albergar un macrotorneo, que pasará de los 64 partidos del modelo actual a 80 encuentros, y con 48 equipos nacionales en vez de las 32 que han competido desde Francia 1998.

Una ampliación tan atractiva que, incluso, la Conmebol pidió que se adelantase a la edición de Qatar 2022. La propuesta sudamericana, que contaba con el apoyo del presidente de la FIFA, Gianni Infantino, no parece que pueda hacerse efectiva en este Congreso, como en principio estaba dispuesto en el orden del día, puesto que primero se consultará con los dirigentes cataríes, que pueden tener problemas de infraestructura.

Una solución es compartir la sede, algo que no ha descartado el propio Infantino, pero la situación diplomática de Qatar -en conflicto con Arabia Saudí, Baréin, Emiratos Árabes y Egipto, limita las opciones a Irán, un país puesto en entredicho, entre otros, por Estados Unidos.

En las horas previas a la elección del Mundial de 2026, ambas candidaturas apuran sus contactos para inclinar una votación que implica a todas las federaciones, por cuanto la decide el Congreso y no el Comité Ejecutivo -ahora Consejo- como ha sido hasta ahora.

La polémica que rodeó a la designación de Rusia 2018 y Qatar 2022, que precipitó la caída de Joseph Blatter, forzó a una renovación total de la FIFA, que con esta fórmula (207 votantes -todos menos los 4 países implicados- y no 22 miembros del Ejecutivo), tratar de limitar la influencia del factor humano, o lo que es lo mismo, posibles corruptelas.

Optan a esta elección, una poderosa candidatura norteamericana, basada en la fortaleza de las infraestructuras estadounidenses (acogerá 60 de los 80 partidos), y otra marroquí, que cuenta a su favor con la cercanía respecto a Europa, con desplazamientos menos largos y costosos para aficionados y selecciones, y el apoyo de su continente, que desea volver a ver un Mundial en África.

Previamente, el Congreso abrirá un nuevo proceso electoral para elegir presidente, pese a que tan sólo han pasado dos años y medio desde que Infantino fue elegido para suceder en el cargo a Joseph Blatter.

Concluido el cuatrienio que debía haber agotado Blatter, quien tuvo que dimitir en junio de 2015 después de que la justicia suiza abriese un proceso por corrupción contra la FIFA, Infantino se convirtió en el alma de la nueva FIFA y, de momento, ya se ha asegurado el apoyo del fútbol sudamericano, que este lunes pidió al actual dirigente que se presente a la reelección.

Publicidad
Publicidad

Publicar en su sitio