Columna de Aldo Schiappacasse: Los pollos de "Chamaco"

Revisa este artículo del comentarista de Al Aire Libre en Cooperativa.

Foto: guioteca.com Columna de Aldo Schiappacasse: Los pollos de "Chamaco"
Llévatelo:

En el libro "Los grandes momentos del deporte australiano", de Michael Roberts, le atribuyen una frase a "Chamaco" Valdés. La habría dicho antes del duelo de los socceroos frente a Chile en el Mundial del '74, en Alemania. "Si Australia clasifica a la próxima ronda, me retiro del fútbol y empiezo a criar pollos". Era el último partido del grupo integrado además por las dos Alemanias y si Chile ganaba, podía aspirar a avanzar a la siguiente fase, pero sólo empató bajo un diluvio. 

La obra dedica un capítulo a aquel equipo de futbolistas semiprofesionales que motivaron un decidor comentario del diario alemán Bild Zeitung: "¿Cómo llegamos a tener a estos canguros en el Mundial?". Australia, formada por hombres que trabajaban también como mineros, electricistas, camioneros y obreros, perdió 2-0 contra los germanos orientales y 3-0 ante los dueños de casa. En el cierre, ya eliminada, se despidió con ese empate ante Chile, que también dijo adiós, mientras los isleños festejaban su primer punto en la Copa del Mundo.

Chile vistió con camiseta roja, shorts blancos y medias blancas y eso lo supe después porque en esa época la tele era en blanco y negro. Recuerdo que la mejor ocasión corrió por cuenta, otra vez, de Elías Figueroa, que cabeceó cerca de un poste. Y que una catarata de agua bajaba por las tribunas cuando el árbitro le anuló un gol a Caszely por posición de adelanto sin que en esa época se soñara siquiera que existiría el VAR.

Lo que nunca se supo en Chile fue que un grupo de hinchas, exiliados todos, entró con una bandera nacional a la cancha, cuando se iniciaba la segunda fracción. "Chile sí, Junta no", gritaron durante un minuto, antes de que la policía germana los sacara violentamente del campo, pues aún estaba frescos los hechos de Munich '72 y se temía por la seguridad de la delegación que encabezaba el enfermo "Zorro" Alamos.

Los tiempos han cambiado, y mucho. Australia viene a la Copa Confederaciones en representación de Asia, lo que supone un mundo distinto. Tanto, que los chilenos estamos decepcionados por haber empatado con Alemania -a la que tuvimos en un arco los primeros 30 minutos- y que Alexis Sánchez hizo finalmente trizas el récord del "Matador" Salas. Estamos en el primer mundo futbolístico, no le tememos a nada y es probable que un comentarista avezado se atreva a decir que si Australia nos gana por más de un gol y clasifica a la siguiente fase de la Confederaciones se dedicará a la crianza de pollos. Estoy tentado, pero no lo haré.