La columna de Aldo Schiappacasse: El árbitro que no llegó al primer partido del fútbol chileno

Revisa el artículo del comentarista de Al Aire Libre en Cooperativa.

La columna de Aldo Schiappacasse: El árbitro que no llegó al primer partido del fútbol chileno
Llévatelo:

El sábado pasado se cumplieron 84 años desde que comenzó el campeonato nacional de primera división. Fue un 22 de julio de 1933 cuando por vez primera se enfrentaron, formal y profesionalmente, dos equipos de nuestro país. Fue en el estadio Santa Laura, a las 16:15 horas y se midieron los conjuntos del Morning Star y el Audax Italiano.

Contradiciendo el carácter profesional de la naciente liga, el único problema que se vivió aquella tarde fue que el árbitro designado no llegó al estadio. Se trataba de don Pedro José Malbrán, quien debió ser sustituido por un dirigente, Jorge Bate, que había llegado al recinto. La historia del árbitro ausente es muy particular.

Malbrán fue un entusiasta juez que había estudiando tres años en la escuela de Leyes de la Universidad de Chile, pero que jamás llegaría a titularse de abogado, aunque se convertiría con el paso del tiempo, y pese a su ausencia, en el Presidente del Comité de Arbitros de Chile.

Tan entusiasta era Malbrán que como estudiante fue uno de los creadores de la célebre Fiesta de la Primavera, y fueron sus inclinaciones artísticas las que lo hicieron brillar mucho antes de ausentarse aquella tarde en que se inauguraba el torneo oficial chileno. Dramaturgo consagrado, escribió un sinfín de obras para la compañía de Gustavo Campaña. En 1922, y ejerciendo el rol de periodista, fue el primer relator chileno en emitir un partido a través de la radio. Con el paso del tiempo fue aquietando sus ímpetus hasta convertirse en un destacado oficial de la Policía de Investigaciones.

Sin embargo, Pedro José Malbrán, el árbitro ausente, quedaría también inscrito en la historia del cine nacional con una de las películas más extrañas que jamás se hayan filmado en Chile, con ayuda de Salvador Giambastiani. Fue en 1920, cuando muy desconcertados los santiaguinos asistieron al estreno de “Cuando Chaplin enloqueció de amor”, una cinta donde un doble del comediante británico deambulaba por las calles de la capital y el cerro Santa Lucía buscando a una desaparecida amada, lo que era usado como pretexto para mostrar la vida estudiantil de la época.

Con tanta cosa, era lógico que Malbrán no llegara a arbitrar el primer partido de nuestro fútbol, que, dicho sea de paso, dará comienzo este fin de semana a su torneo 101. 

Minuto a Minuto