La columna de José Arnaldo Pérez: ¿Igual que Montecarlo?

El periodista de Al Aire Libre en Cooperativa comenta la fecha de la Fórmula E disputada en Santiago.

Foto: EFE La columna de José Arnaldo Pérez: ¿Igual que Montecarlo?

El rugir de los motores siempre ha enloquecido a muchos, se sueña con el ronronear que genera la máquina en la medida que aprietas el acelerador, en jugar con la adrenalina y desacelerar más allá de lo que permite la cordura en las curvas. Ya sea en pista o en ruta, da igual, la idea siempre pasa por llegar a la meta y ver la bandera cuadriculada. No en vano las escuderías tienen seguidores al igual que los equipos de fútbol.

De pequeño uno creía que el autódromo de Las Vizcachas era de lo mejor, pero con el correr de los años viene el desengaño y te das cuenta que está lejos de ser como los grandes recintos, y por eso la Fórmula 1 no llega a nuestro país. Comenzabas a escuchar a los que aman los autos y te hablaban de sus anhelos de ver algún día un Gran Premio en nuestro país. Pero como somos los "jaguares" de Sudamérica, por qué no, ponerle el empeño para traer uno de ellos. Incluso se hicieron planes –otra maqueta más del deporte- para un circuito de gran nivel.

La irrupción de la Fórmula E abrió las puertas a que esos sueños fueran realidad. Con las típicas quejas de los que siempre reclaman por todo. En esta segunda versión, luego que las calles del Parque Forestal debieron cambiarse porque llovieron las quejas por una ciudad invadida y porque la nula cultura deportiva de la masa pudo más que la carrera, el Parque O'Hggins fue el epicentro de la competencia. La histórica temperatura caliente no amilanó a los miles de seguidores que vinieron hasta fuera el país. La carrera que ganó el británico Sam Bird dejó la lucha por el primer lugar aún más atractiva ya que totalizó 43 puntos, uno menos que el líder, el belga Jérôme D'Ambrosio, y a falta de diez "E-Prix" despierta cada vez más interés. Punto para Chile.

Imagen foto_00000002

En paralelo al calor santiaguino, en Montecarlo, se dio el vamos a la temporada 2019 de Rally Mundial, en la competencia más tradicional que acumuló 87 ediciones, con montañas nevadas y que exigen al máximo la destreza de los pilotos y que tuvo en el francés Sébastien Oigier a su ganador por séptima vez, sexta consecutiva, y que superó apenas a Thierry Neuville, abriendo un año que la disputa por el cetro máximo traerá una fecha a Chile. Y, vaya paradoja, será en mayo.

Cuando las azuladas aguas del Mediterráneo se junten con la primavera europea, el Gran Prix más emblemático de la Fórmula 1 surcará las calles del principado en la sexta fecha de la temporada 2019 el fin de semana del 26 de mayo. Y veremos si Hamilton, Vettel, Bottas u otro domina la categoría. Sólo pocos días antes en Concepción, y sus alrededores, habremos vivido la concreción de muchos años de anhelos con el Mundial de Rally. Ya que la élite de los pilotos se dará cita en nuestro terruño, en una verdadera prueba para la organización si queremos seguir siendo parte de este circuito el próximo año.

Estamos lejos en número de carreras de Montecarlo, no se tendrá ni los lujos a granel de sus hoteles o casinos, aunque eso da igual porque sabemos que "la casa nunca pierde", pero paulatinamente se organizan estas carreras. Y más allá que el Iitio sea la fuente esencial de las baterías de los autos eléctricos que compiten en estos grandes premios, la calidad de la organización y la inteligente disposición del autódromo o trazado –en el caso del rally- harán que se consoliden y seamos los anfitriones habituales de estos grandes eventos, y no perderlos luego de unas poca realizaciones, para ser así iguales a Montecarlo... Incluso mejores, porque el 2020 tendremos el Dakar, y ellos no.