La columna de José Arnaldo Pérez: Poco ruido, muchas nueces

El periodista de Al Aire Libre en Cooperativa repasó los importantes triunfos del Team Chile en remo y levantamiento de pesas.

La columna de José Arnaldo Pérez: Poco ruido, muchas nueces
Llévatelo:

Por José Arnaldo Pérez @Chascaperez

Es verdad, el dicho popular es al revés: mucho ruido, pocas nueces. Y eso lo hemos vivido en demasiadas oportunidades. Ampulosas campañas, sonoros anuncios y bravatas, que guiados por el desconocimiento de la realidad deportiva internacional nos trajeron tremendos golpes de vuelta, que nos dejaron con mucho dolor lejos de los lugares de privilegio y la victoria. Así lo supimos en el fútbol, boxeo, atletismo, tenis y otras tantas disciplinas que nos hicieron creer que éramos los mejores, sin que lo fuéramos.

En contrapartida están aquellos que el silencio los acompañó desde siempre, dado que sus disciplinas no tienen el suficiente atractivo mediático, aunque se esfuerzan como los mejores, madrugan, hipotecan sus vidas en pos de sus sueños deportivos, ganan e incluso sus triunfos son de nivel planetario, y aun así siguen muy ocultos. Culpa nuestra. Pero se le puede solucionar. Vamos haciéndolo.

El Remo desde hace rato nos viene posicionando en lo más alto, así fue en los recientes Odesur de Cochabamba y este fin de semana se reeditó en el Sudamericano Juvenil y Sub 23 de Río de Janeiro, Brasil, de 20 competencias ganaron 15 y en las otras obtuvieron la presea de plata, siendo por lejos el país con mejor rendimiento, y ganador de la competencia. Las hermanas Abraham, Antonia y Melita, no están solas en esta nueva oleada del Remo, y la proyección y crecimiento se va consolidando. Sofía Miranda, Marcelo Poo, Nahuel Reyes, Isidora Niemeyer, Yocelyn Cárcamo, por nombrar a la rápida son algunas de las nuevas cartas a seguir.

Las Artes Marciales, y tal cual lo dicta el camino del guerrero, en medio del mutismo, la disciplina, el sacrifico y el esfuerzo, a pesar de encontrar puertas cerradas no han parado, y nos han regalado un fin de semana lleno de preseas en el Sudamericano Juvenil de Bolivia, siendo superados únicamente por Brasil y la consecución de 14 doradas, nueve de argenta y 13 bronces los pusieron sobre Venezuela, Argentina, Colombia, Perú, Ecuador y el resto del subcontinente incluido Panamá.

El Panamericano de Levantamiento de Pesas de Guatemala nos demostró que para los Juegos continentales de Lima llegar a lo más alto es una realidad, a no mediar un infortunio gigante, ya que Arley Méndez ganó los tres oros, con envión, arranque y total olímpico, además de María Fernanda Valdés que terminó primera en el envión, y el segundo lugar en las otras dos modalidades.

Para levantar pesas hay que tener no sólo fuerza física, mucha de carácter mental, y si a eso añades que eres un deportista paralímpico el esfuerzo adquiere carácter supremo. Y si vas a las tierras de los titanes que habitualmente ganan, cometer la osadía de derrotarles adquiere mayor relevancia. En el este europeo, en Hungría, en Eger, se disputó la Copa del Mundo, que para los de nuestro continente es el último gran apronte previo a los Juegos de Lima.

Y una vez más Juan Carlos Garrido no desentonó y en la categoría de 59 kilos levantó 183 para quedar en el primer lugar. En tanto, Marion Serrano no sólo logró el oro, también rompió el récord Mundial Junior de los 79 con sus 107 kilos.

La tarea en Lima es repetir al menos las dos preseas doradas de Toronto el 2015 donde se convirtió en el mejor deporte Paralímpico chileno de esa cita. Aunque no son los únicos que nos hacen albergar esperanzas de triunfo, en Atletismo Amanda Cerna ganó medalla de plata en el Grand Prix de Sao Paulo en los 400 planos y Francisca Mardones en el lanzamiento del disco rompió el registro americano de esta disciplina.

Con solo abrir los ojos a otras disciplinas se ve claro: medallas hay muchas, ruido poco, ¿y las nueces? Esas se pueden poner en los postres para celebrar.