Publicidad
Publicidad
Síguenos:
Publicidad

La columna de Manfred Schwager: Un verano tranquilo

El periodista de Al Aire Libre en Cooperativa repasó los primeros fichajes de la temporada en la NBA.

La columna de Manfred Schwager: Un verano tranquilo
Publicidad

Por Manfred Schwager, @mschwagerv

Casi como si fuera plena temporada. La primera semana de agencia libre en la NBA tuvo pocas sorpresas, en especial si se compara a todo lo que ocurrió hace un año. Aquí, la noticia más esperada era sobre qué destino escogería LeBron James, el alero que es parte de la discusión sobre los mejores basquetbolistas de la historia.

Un simple comunicado de prensa, a través de la cuenta de Twitter de la empresa que lo representa, bastó para anunciar al mundo el próximo paso de James. En 35 palabras, y resumiendo el nutrido palmarés del alero, se confirmó su tan anticipado arribo a la franquicia más glamorosa de toda la liga, Los Angeles Lakers.

Probablemente su histórica racha de ocho finales consecutivas quede ahí: los Lakers son un equipo joven y con mucho potencial, al que la sola presencia de James no basta para salir vivos de la Conferencia Oeste. Ello habla de un proyecto a largo plazo de LeBron, que firmó por cuatro años con los angelinos y donde apostará por construir de a poco al nuevo campeón de la liga, así como de fortalecer sus intereses ajenos al básquetbol: el entretenimiento y los vinos.

Una victoria para Magic Johnson, el destacado ex jugador que ahora ocupa uno de los cargos directivos en la franquicia, y que logró encantar al jugador más codiciado en este período de traspasos. Una pequeña revancha, también, luego que otro de los objetivos de los Lakers, Paul George, decidiera apostar por quedarse en Oklahoma luego de anunciar por varios meses su interés en volver a Los Ángeles.

Lo que sí sorprendió al mundo NBA fue la llegada de DeMarcus Cousins al bicampeón Golden State Warriors. Más aún, el que firme por un año a cambio de 5,3 millones de dólares, ante la falta de interés de otros equipos por contratarlo. Aunque hablamos de un pívot con muchas condiciones ofensivas, que estaba entregando grandes números en New Orleans, la rotura del tendón de Aquiles que lo tiene sin jugar desde enero es el gran factor para su devaluación.

El plazo estimado de recuperación para el jugador es entre diez y doce meses, por lo que pocos equipos podían realmente darse el lujo de fichar a un tipo que seguirá en recuperación por buena parte de la temporada regular. En Golden State, Boogie Cousins no tiene presión inmediata, y los éxitos del plantel y el cuerpo técnico le servirán para enfocarse en el juego y dejar de lado todos los comentarios sobre su conducta que lo persiguen desde que ingresó a la Liga.

Con las planillas de sueldos contraídas por los contratos ya existentes, la mayoría de los equipos de la NBA ha optado por la prudencia en el comienzo de la nueva temporada. Muchos de ellos están calculando sus opciones para el 2019, cuando se espera que la liga reciba más ingresos y con ello aumente el tope salarial. Quizás el interés por Kawhi Leonard, que busca salir de un San Antonio donde exigen intercambio de jugadores, sea la gran opción de remecer un verano que al parecer será bastante tranquilo en Norteamérica.

Publicidad
Publicidad

Publicar en su sitio