La columna de Pelotazo: ¿A alguien le importa la Roja?

Están todos locos con las polémicas y nos olvidamos de lo importante: que una generación que logró dos Copas América no estará en el Mundial.

Foto: Photosport La columna de Pelotazo: ¿A alguien le importa la Roja?
Llévatelo:

A casi una semana de quedar fuera de Rusia 2018 la pena se va tapando -no acabando-, con enojo.

Enojo que se exacerba cuando en reuniones familiares o con amigos aparece el tema de la derrota en Brasil, pero por sobre todo, las publicaciones en redes sociales y las entrevistas en medios de comunicación a parientes y cercanos de algunos seleccionados.

Producto de esto la atención se la han llevado estos hechos y no lo que pasó dentro de la cancha, no las decisiones del técnico y no el actuar de la ANFP. ¿El actuar de los periodistas? Ese manjar para el postre.

Personalmente no me importa que familiares o amigos de un jugador salgan a defenderlo. Es lógico. Si entrevistara a la mamá de cualquiera de ustedes, seguro diría que sus hijos son magníficos, que no bailan apretado, que no beben alcohol y que se acuestan temprano. Por ende, dejamos a un costado las declaraciones.

Cuando en los dichos se habla de terceros y a veces sin dar nombres, caemos en un problema. Todos contamos nuestros dramas en el trabajo a nuestro círculo cercano, a nuestra gente de confianza, pero jamás para que ellos salgan a contarlo. Es para que quede ahí, "entre nos". No todos lo entienden así y hoy nos encontramos en un pantano donde con cada opinión nos hundimos un poco más. Y no se ve cuando acabe esta basura.

Uno de los apuntados con el dedo es Arturo Vidal. Tanto, que pareciera que por culpa del volante del Bayern Munich quedamos fuera de Rusia 2018. Paremos la chacota.

Se acuerdan el partido con Perú en Santiago? No había por dónde, Arturo se echó el equipo al hombro, anotó dos goles y Chile ganó 2-1. Fue el segundo goleador del proceso con seis tantos, sólo superado por Alexis Sánchez que logró uno más y lo hizo en la penúltima fecha ante Ecuador.

Si el problema es el "compromiso" de Vidal vale recordar que se operó de los meniscos de su rodilla derecha en la previa a Brasil 2014: apuró la recuperación, jugó el Mundial arriesgando una nueva lesión, y por qué no decirlo, su carrera.

Pero como nadie es perfecto, el mediocampista puede haber fallado en la Roja. Ante ello está en él corregir sus errores si lo desea, y si no lo hace, está el técnico para revisar el tema. El resto es de palo. Todos. Así lo hizo Jorge Sampaoli en la Copa América 2015. ¿No gustó al resto? No importa.

Para quienes no recuerdan, Vidal fue formalizado y reformalizado tras su accidente en 2015, y el Ministerio Público castigó el hecho.

Supongo conocen a George Best, uno de los máximos ídolos de Manchester United. Balón de Oro en 1968. Era fiestero, todos lo sabían. Sin embargo, en el rectángulo era un crack y se le respetaba. No cometió ningún delito castigado por el fútbol, y si lo hubiera hecho, habría pagado como lo hizo Diego Maradona.

Todas estas polémicas baratas salen a la luz porque Chile no clasificó al mundial. Si estuviéramos en Repechaje o en Rusia 2018 nada de esto sería tema. Ni siquiera la conversación en off que tuvo Sampaoli con comentaristas de Radio Agricultura, aunque desde esa emisora plantean que el DT jamás dijo que lo conversado era en off.

Ante ello me pregunto: ¿por qué no se comentó antes? Según ellos sí se hizo.

Quizás algunas cosas de la charla, pero no lo de Vidal. Si lo dicho por el entrenador sobre Arturo se hubiera sabido, en cualquier momento, habría generado mucha repercusión. La suficiente como para quebrar un camarín.

Están todos locos con las polémicas y nos olvidamos de lo importante: que una generación que logró dos Copas América no estará en la Copa del Mundo.

El técnico dice que no "se desnudará" ante los medios, que la autocrítica no debe ser pública. Hasta la Presidenta de la República tiene autocrítica pública en sus entrevistas, en los discursos en el Congreso y no la va a tener el entrenador de Chile. Es el colmo.

La ANFP no se manifiesta. No basta con un "estamos tristes como todos los chilenos". Se necesitan explicaciones de esta farra clasificatoria, respuesta a las acusaciones hechas por cercanos a los jugadores. Por último dejen a esas personas de mentirosas, pero digan algo.

Y como si las malas noticias fueran pocas, la Sub 17 quedó fuera del Mundial de India. No ganó partidos, obtuvo el segundo peor rendimiento de una selección nacional sin importar la categoría de la Copa del Mundo (11 por ciento y es la primera que no anotó goles.

¿Qué hacer? Algo muy simple. Cambien, por favor, el torneo de inferiores. Están matando a los futuros futbolistas de nuestro país.

¿Lo hacen para ahorrar dinero? Mala suerte. El que no tiene dinero para costear un equipo, que no participe. Hay que nivelar hacia arriba. Basta de miserias. Debemos buscar la excelencia. Hoy y siempre.

Nos demoramos mucho en ser los mejores, luchemos para que pase menos tiempo para la próxima vez. Y para ello se necesitan hechos, no buenos deseos, ni cahuines.