Opinión

La columna de Rodrigo Goldberg: Se abre el cielo

El comentarista de Al Aire Libre en Cooperativa analizó los desafíos de Arturo Vidal en FC Barcelona.

La columna de Rodrigo Goldberg: Se abre el cielo

Por Rodrigo Goldberg, @Polaco_Goldberg

El fenómeno de Arturo Vidal no deja de sorprender a nadie. Cuando el cielo parecía oscurecerse se abrieron las nubes para dar paso a una luz que brillaba en dos tonos. FC Barcelona apareció para aprovechar el ofertón hecho por Bayern Munich y se hizo de la carta del chileno.

Lo curioso no es que el equipo de Messi se haya fijado en él, sino que Bayern lo haya desechado sin siquiera llevarlo a la gira en Estados Unidos.

Sorprende por la vigencia del jugador y por excesivo celo que se trató el tema de su rodilla. Pero bueno, lo que un principio pareció un gran desprecio se tornó quizás en la mejor oportunidad deportiva que haya recibido alguna vez este futbolista.

Llama la atención que las principales cualidades que destaquen de Arturo Vidal sean el despliegue, el fondo físico y su temperamento guerrero, lo cual es absolutamente indiscutible. Pero pocos reparan en la calidad técnica del chileno. Su capacidad para jugar de primera y desahogar por el lado contrario son uno de sus principales argumentos para destacar es la zona de refriega. Lo que aparentemente parece algo inútil, y que muchos confunden con el tiki taka, es la pausa antes del cambio de ritmo.

Si el "King" puede llegar a las dos áreas es por dos razones principales. La primera es su condición física superdotada y la segunda es que sabe discriminar los momentos para respirar y presionar.

Lo hizo en Juventus y de manera magistral en Bayern, principalmente porque es un jugador que contagia y empuja.

Lo que más han destacado los entrenadores que han dirigido a Vidal es su capacidad de romper desde la segunda línea. Un despliegue extraordinario que le permite ser un jugador completísimo que hace todo bien. Su versatilidad y su interpretación de los momentos del partido lo hacen deseable para cualquier equipo de elite.

Por todas estas razones es inútil preguntar si encajará con los genes cules. La respuesta es un sí rotundo. Más aún en un momento de transición donde el "Guardiolismo" ha ido abandonando lentamente el Camp Nou. Por desgaste o por lo que sea la esencia de esa filosofía se ha ido deteriorando con los años. La llegada del chileno Vidal puede aportar ese grado extra de competitividad y lucha que lo puede llevar a lo más alto.

Hoy más que nunca Vidal tiene una chance clara de pelear mano a mano una Champions League. Más que en Juventus y claramente más que en Bayern.

-