La columna de Toño Prieto: Bielsa, atrapado por el personaje

El comentarista de Al Aire Libre analizó el "caso espionaje".

La columna de Toño Prieto: Bielsa, atrapado por el personaje

He tenido la fortuna de seguir de cerca los movimientos de Marcelo Bielsa por un buen tiempo.

Lo hice cuando dirigía a Newell's Old Boys en una Copa Libertadores frente a equipos chilenos y aún no construía ese "Personaje Inalcanzable" que lo disocia de la persona culta y educada que es.

Luego estuve en partidos clasificatorios con la selección argentina; en el fracaso del Mundial de 2002; cuando ganó el Preolímpico en Chile, y en todo su ciclo con La Roja.

De la observación de lo que hace en cancha como entrenador, es de lo mejor que he podido ver en vivo.

Consigue que sus equipos reflejen una idea de juego clara, atractiva, siempre apostando al juego limpio, alejado de las polémicas con rivales y árbitros.

A los futbolistas los potencia con sus conceptos para resolver situaciones de juego y los enriquece para que se transformen en jugadores de élite.

Su nombre debe estar en la historia de los mejores del mundo.

Pero Bielsa es también un personaje que fue construyendo probablemente por distintas necesidades y que hasta lo tiene atrapado.

En mis coberturas, que fueron muchas, fui también conociendo al Personaje; ese que un día te saludaba y al día siguiente en el mismo ascensor ni te miraba.

Con Bielsa aprendimos de espionaje; primero para ver sus entrenamientos y segundo, para conocer a sus espías, que a veces se disfrazaban de periodistas.

En un diálogo que sostuve durante una conferencia de prensa en Austria, realizada en una mesa larga como si fuera un almuerzo, el DT planteó el tema de la privacidad de su trabajo y que esa información no era de interés de otros, ni siquiera para los hinchas.

Le pregunté directamente: ¿Entonces el entrenamiento de la selección es privado?

Su respuesta profunda nunca llegó, me repitió un par de veces "usted no me ha entendido, no me ha entendido".

Ante mi insistencia de que me explicara como algo cerrado (subió todas las paredes del Complejo "Juan Pinto Durán") no había que considerarlo privado... Un asistente de prensa paró la conferencia de prensa aduciendo que tenían que irse.

Ese Personaje, que dice creer que enviar a un colaborar de su equipo e ingresar sin autorización a un recinto privado para espiar el entrenamiento del rival, no es ilegal... francamente no le creo lo que dice.

Sabe que existen leyes contra el espionaje, el industrial, el de fórmulas científicas. El caso "Watergate", espionaje político, le costó el cargo a un presidente de EE.UU.

Lo hace sólo para mantener el libreto del Bielsa Personaje, el mismo que le reclama a los medios de comunicación sobre su responsabilidad. "Influyen más que la familia y la escuela, que son en verdad los elementos genuinas de formación. Es una vergüenza que los medios eduquen a la gente, porque tienen intereses específicos diferentes a los que tiene la escuela", declaró el DT en una charla que brindó en Brasil.

¿Cuántos siguen y ven en Bielsa a una persona que genera valores positivos? Probablemente millones.

Pero hay que diferenciar del Bielsa entrenador, del que prepara un equipo para competir, del Personaje, que genera situaciones que son más que cuestionables.

Hoy acusado en Inglaterra, llegó el momento en que Marcelo Bielsa piense en abandonar el "Personaje Inalcanzable" y que abra las puertas a los aires terrenales para igual el juego limpio dentro y fuera de la cancha.