Dario Cataldo ganó el esprint de la decimoquinta etapa del Giro

El ecuatoriano Richard Carapaz conservó la "maglia" rosa.

Foto: EFE Dario Cataldo ganó el esprint de la decimoquinta etapa del Giro
Llévatelo:

El italiano Dario Cataldo (Astana) triunfó este domingo al esprint por delante de Mattia Cattaneo (Androni) en la decimoquinta etapa del Giro de Italia, de 232 kilómetros, entre Ivrea y Como, en la que el ecuatoriano Richard Carapaz (Movistar) reforzó la "maglia" rosa de líder.

Cataldo arrebató el triunfo a Cattaneo tras una fuga de más de 200 kilómetros, en una etapa en la que Carapaz acabó quinto e incrementó a 47 segundos su ventaja en la general sobre el esloveno Primoz Roglic (Jumbo Visma), que cedió tiempo tras pinchar a unos 20 kilómetros de la meta y después se salió en una curva.

Carapaz, primer ecuatoriano en vestir la camiseta rosa en la historia del Giro, suma además un minuto y 47 segundos de ventaja sobre el italiano Vincenzo Nibali (Bahrein), tercero, con el que fue protagonista de un gran ataque en la última subida al Civiglio.

Si el sábado fueron ocho los corredores que atacaron al comienzo de la etapa, este domingo solo dos decidieron buscar la gloria, Cattaneo y Cataldo. Y su tremendo esfuerzo físico llegó a tener premio.

Con gran compromiso, la pareja de atacantes consiguió resistir y tras 220 kilómetros en la bicicleta, llegaron a la última subida, al Civiglio, con casi cuatro minutos de ventaja sobre un grupo en el que empezaban a llegar sorpresas.

Tras intercambiar señales en la subida a la Colma de Sormano, con Nibali o el británico Simon Yates (Mitchelton Scott) que dieron unos ataques, el grupo vio como, a pocos cientos de metros del Civiglio, Roglic pinchó una rueda de su bicicleta y fuera obligado a pararse.

Afortunadamente por él, el esloveno tenía a su lado un compañero del Jumbo Visma que le cedió su bicicleta. Sin embargo, perdió muchos metros y fue obligado a apretar con fuerza para recortar distancias con los demás "grandes".

Roglic, Carapaz, Yates o Nibali llegaron juntos al Civiglio, a 11 kilómetros del final, con el equilibrio todavía intacto, mientras que Cattaneo y Cataldo veían acercarse la línea de meta y todavía tenían dos minutos y 45 minutos de ventaja. Las opciones de ganar la etapa se hacían cada vez más importantes.

En el grupo, atacó primero Yates, pero Nibali y Carapaz lo alcanzaron; con ellos también estaba el británico Hugh Carthy (EF), que acabó la etapa en la cuarta posición.

Más atrás, Roglic pagó por su cambio de bicicleta. Encaró la subida y la bajada sin poder contar con su bici y terminó saliéndose de una curva en la bajada del Civiglio, lo que le hizo perder muchos segundos con respecto a Yates, Carapaz o Nibali, que iban lanzados.

En los últimos metros, Cattaneo y Cataldo lanzaron el esprint. Lo ganó Cataldo por pocos centímetros ante un Cattaneo que, muy cansado, estuvo al borde de las lágrimas al finalizar la carrera.

El podio lo completó Yates, que fue segundo el sábado y tercero este domingo, mientras que Carthy entró cuarto y Carapaz y Nibali fueron quinto y sexto respectivamente.

La nueva general ve ahora a Carapaz líder con 47 segundos de ventaja sobre Roglic y un minuto y 47 sobre Nibali. El polaco Rafal Majka (Bora) está a 2'35" mientras que el español Mikel Landa (Movistar) está a 3'15".

Este lunes los corredores disfrutarán de un día de descanso, el último antes de encarar las últimas seis etapas del Giro. Este martes habrá una prueba de 194 kilómetros que unirá a Lovere y Ponte di Legno.