Seleccionados chilenos protagonizan escándalo en Venezuela

La celebración de algunos jugadores del combinado nacional tras clasificar a cuartos de final en la Copa América, supuestamente incluyó alcohol en las habitaciones, destrozos al mobiliario y hasta acoso a dos mujeres, según denunció la seguridad de su recinto de concentración en Puerto Ordaz.

Un nuevo escándalo afecta a la selección chilena, similar a lo ocurrido el año pasado en Dublín, luego que algunos integrantes del plantel supuestamente convirtieron la celebración por el paso a cuartos de final de la Copa América, la noche del miércoles, en un circuito de alcohol, destrozos y hasta acoso a dos funcionarias del hotel donde se aloja la delegación en Puerto Ordaz, hecho que de acuerdo a las versiones ocurrió el jueves por la mañana.

 

Los hechos se desencadenaron a partir del viaje de regreso a la ciudad donde el combinado nacional tiene su centro de operaciones, tras el empate 0-0 con México en Puerto La Cruz.

 

Ya en Puerto Ordaz y según narró la seguridad del recinto de concentración, varios seleccionados primero salieron a festejar afuera y luego continuaron en sus habitaciones con bebidas alcohólicas.

 

La denuncia más grave se refiere a la hora del desayuno, el jueves, cuando seis jugadores se habrían dirigido a uno de los restaurantes del hotel y pidieron atención, la que le fue negada en vista que era muy temprano y sólo había en el local una cajera y una encargada de aseo.

 

En vista de eso y con un cuchillo, algunos futbolistas supuestamente dañaron el tapiz de una silla, además de subirse a la barra y provocar otros destrozos, junto con proferir insultos con contenido sexual a las mencionadas mujeres.

 

Luego de eso, habría llegado el jefe de seguridad, quien los convenció de volver a sus dormitorios.

 

Estos incidentes son los que al parecer generaron una larga charla que tuvo el jueves el técnico Nelson Acosta con el plantel. Sin embargo, la versión de los jugadores es distinta y sólo reconocen haber llegado más tarde de la hora autorizada por el entrenador.

 

Andrés Montrone, tesorero de la ANFP y jefe de la delegación nacional, dialogó con el panel de Al Aire Libre en Cooperativa en Venezuela para comentar el ingrato suceso.

 

"Todo este tipo de cosas no son de lo más agradable. El tema lo estamos manejando internamente, porque estamos a la espera de que llegue Harold (Mayne-Nicholls) con un par de dirigentes más del directorio y todo el tema disciplinario hasta ahora lo ha manejado el técnico y tenemos que tener una reunión en conjunto para evaluar bien la situación", señaló.

 

El dirigente no quiso confirmar si realmente los hechos fueron realmente como describió el personal del hotel.

 

"No quiero entrar en detalles si fue una pintura, un tapiz o qué pasó. Los jugadores tuvieron un permiso, son hombres grandes, después de haber pasado la primera fase nosotros y el cuerpo técnico creímos que era adecuado que tuvieran un momento libre. La hora de llegada era las cuatro de la mañana y tengo entendido que así fue y lo que pasó después adentro no lo sé", afirmó.

 

"Hay varias versiones, pero no quiero entrar en detalles y queremos ver si hay alguna medida disciplinaria al respecto y sobre qué jugadores son, quiero que veamos ese tema más tarde en conjunto con el directorio y el cuerpo técnico", agregó.

 

Montrone recalcó que se está indagando sobre lo que realmente sucedió la noche del miércoles y la mañana del jueves.

 

"Estamos en una etapa de investigación, las versiones son contrapuestas y no me quiero aventurar en esta situación hasta tener mayor información del gerente del hotel y una reunión en conjunto con el directorio y el cuerpo técnico, que será en definitiva el que manejara internamente si hay sanciones", declaró.

 

El tesorero de la ANFP enfatizó en que no habrá una denuncia por parte del hotel.

 

"La gerencia del hotel no le da tampoco una gran importancia, entiende que es gente joven y que no tiene una mayor gravedad. Si hubo un daño, se cancelará y ahí queda todo, el tema sanciones habrá que ver más adelante", argumentó.

 

Sobre la similitud de este hecho con lo ocurrido en Dublín cuando Mark González y Reinaldo Navia recibieron mujeres en sus habitaciones, el directivo dijo que "uno lo que espera de una selección es compromiso, disciplina, es gente grande, también tiene derecho en un momento a divertirse. Creemos, eso sí, que toda medida disciplinaria que haya debe manejarse internamente en la asociación y el plantel y no cómo se hizo en Dublín". (Cooperativa.cl)