Boris Becker subastará sus trofeos más valiosos para pagar deudas

El ex número uno del mundo atraviesa un complejo momento financiero.

Boris Becker subastará sus trofeos más valiosos para pagar deudas
Llévatelo:

Boris Becker, leyenda del tenis mundial atraviesa una situación financiera crítica, y es por eso que decidió subastar sus pertenencias más valiosas y los trofeos que ganó en sus 15 años como jugador profesional.

El alemán, ganador de seis títulos de Grand Slam y ex número uno del orbe, pondrá a la venta diferentes copas y varios objetos a través de una casa de subastas británica denominada Wyles Hardy.

El público podrá acceder al sitio web y buscar la Challenge Cup, otorgada al jugador luego de las consagraciones en Wimbledon en 1985 y 1986; la medalla como finalista en All England en 1990; una réplica de la Copa Davis que el tenista ganó en dos ocasiones (1988 y 1989) y una copia del trofeo que obtuvo al ganar el US Open en 1989, hecha por la joyería Tiffany.

Además, otros de los artículos que estarán disponibles para comprar a partir del lunes próximo serán recuerdos de la extensa carrera deportiva de Becker, que se extendió hasta 1999, año de su retiro.

También habrá relojes, raquetas de tenis e indumentaria deportiva con las que ganó 49 torneos individuales, entre ellos los tres títulos en Wimbledon, dos en el Abierto de Australia y el mencionado en Flushing Meadows.

Los problemas financieros para Becker comenzaron en 2001 cuando se vio obligado a reconocer como su hija a Anna, fruto de su relación con la modelo rusa Anzhela Ermakova.

Esta situación finalizó en un millonario divorcio, en el que tuvo que pagar más de cinco millones de dólares para llegar a un acuerdo con su ex mujer. Al año siguiente, en 2002, el ex tenista fue condenado a dos años de libertad condicional por evasión fiscal en Alemania durante 1991 y 1993. Además, la justicia de su país de nacimiento lo obligó a abonar medio millón de euros.

En 2017, un Tribunal de Londres declaró en bancarrota al ex tenista alemán. Luego de haber evitado el pago de una deuda que contrajo para rehipotecar una propiedad en Mallorca, la jefa de Registro Civil encargada de tratar el caso, Christine Derret, lo declaró insolvente.