Fabián Cerda y Renato González contaron sus secretos como "encantadores de perros"

Ambos futbolistas fueron protagonistas este fin de semana por el ingreso de caninos a las canchas.

Foto: Photosport Fabián Cerda y Renato González contaron sus secretos como "encantadores de perros"
Llévatelo:

Una particular fecha del fútbol chileno se vivió este fin de semana recién pasado, ya que en dos partidos ingresaron perros que se robaron la película y que mostraron que hay futbolistas que tienen el don para simpatizar con ellos.

Fabián Cerda, contó en Las Ultimas Noticias cómo hizo para acercarse a un canino que ingresó a la cancha en el calentamiento del Curicó Unido-Colo Colo (1-2): "Uno quiso agarrarlo y no quiso. Otro fue, tampoco pudo. Y yo le hablé y se me acercó de una, le hice cariño y lo pasé al pelotero que lo sacó. Tenía un collar, era de casa. El segundo no".

"Ese perro apenas apareció de la nada, corría más rápido que Mark González y lo 'aguacharon' los fotógrafos y el preparador de arqueros de Curicó, Claudio Osses. Sacó al perro que hizo pipí en la cancha", complementó sobre Johnny, quien se hizo conocido por orinar en el césped del Estadio La Granja.

Además, contó una anécdota de su época en Trasandino en 2015: "Venía la pelota hacia mi arco, por arriba, pero iba hacia afuera, y apareció un perro y frenó la pelota, que al final no salió. Hubo una confusión, primero saqué la pelota y después me preocupé por el perro".

Por otra parte, Renato González también dio su testimonio sobre el amor por estos animales: "Toda la vida ligado a los perros. Tengo tres, uno se me fue al cielo hace cuatro años, el Vaguito, pues falleció de cáncer, quedó ciego. Yo estaba jugando en Antofagasta cuando murió. Me quedo con la tranquilidad de que lo recogimos de la calle y le dimos una vida plena y tuvo un hogar con mucho amor".

González también sacó a un cachorro que ingresó en el Recoleta-Santa Cruz (0-1): "Siempre que veo un perro callejero lo abrazo, porque la gente los ve y los echa. A este lo llamé y vino al tiro. Uso el viejo truco del dulce falso, que no me falla. Hago como que estoy comiendo y que me saco el alimento de la boca y el perro se acerca. Te sigue".