Publicidad
Publicidad
Síguenos:
Publicidad

¿Cómo era un penal perfecto para Stephen Hawking?

El físico británico falleció este miércoles a los 76 años.

¿Cómo era un penal perfecto para Stephen Hawking?
Publicidad

El reconocido físico británico Stephen Hawking falleció este miércoles a los 76 años. A propósito de su lamentable deceso quisimos recordar la teoría del penal perfecto que inventó en la víspera del Mundial de Brasil 2014, entre una serie de recomendaciones para la selección inglesa.

Luego de realizar un análisis exhaustivo, Hawkin concluyó que "el 84 por ciento de los penales lanzados altos y con dirección al ángulo formado por el poste y el travesaño entran en la portería". 

Según su hipótesis, las ejecuciones debían realizarse con la parte interor del pie del futbolista y agregarle velocidad.

Pese a que reveló que no hay evidencias que permitan dar con la existencia de una ventaja entre zurdos o diestros, la conclusión fue que los los futbolistas calvos o rubios contaban con mayores probabilidades: "Esto seguirá siendo uno de los grandes misterios de la ciencia".

En relación a los porteros, según publicó el medio argentino Infobae, Hawking sostuvo que los que se tambalean o santal de un lado a otro tienen un 18 por ciento más de probabilidades de tapar el disparo.

Las recomendaciones para la selección de los tres leones señalaban que el equipo tenía mayores opciones de ganar si usaba un uniforme rojo o una formación 4-3-3 en lugar del 4-4-2 y si un árbitro europeo dirigía el partido: "Necesitamos un árbitro europeo, son más empáticos con el fútbol inglés que con bailarinas como Luis Suárez".

Su paso por los Juegos Olímpicos

El astrofísico Stephen Hawking, que este miércoles falleció a los 76 años, tuvo una participación relevante en la inauguración de los Juegos Paralímpicos de Londres 2012, en la que animó a "mirar a las estrellas, no a los pies".

Hawking fue el conductor de la ceremonia, dirigida por Jenny Sealey y Bradley Hemmings y titulada "Ilustración" ('Enlightenement', en inglés), en la que el científico británico condujo a Miranda, la heroína de 'La Tempestad', de William Shakespeare, por el mundo de los grandes descubrimientos y de los derechos humanos.

No fue la primera vez que Hawking se implicó con los Juegos Paralímpicos: en la inauguración de los de Barcelona '92 ya dirigió a los asistentes un mensaje grabado en vídeo. "Es hora de que consigamos el mismo respeto por las necesidades de las personas con discapacidades", defendió entonces.

Pero fue en Londres 2012 donde tuvo un papel crucial, al ser el encargado de abrir la ceremonia con un discurso sobre el origen del universo y de trazar después el hilo argumental de la fiesta.

"Vivimos en un universo gobernado por leyes racionales que podemos descubrir y entender. Miremos arriba hacia las estrellas y no abajo hacia nuestros pies. Tratad de darle sentido a lo que veis y preguntaos qué hace que el universo exista. Sed curiosos", arengó Hawking, bajo una luna gigante.

Publicidad
Publicidad

Publicar en su sitio