Lionel Messi: Me dolió un poco cuando Cristiano me igualó en Balones de Oro

El argentino habló con la revista France Football.

Foto: EFE Lionel Messi: Me dolió un poco cuando Cristiano me igualó en Balones de Oro
Llévatelo:

El argentino Lionel Messi reconoció que cuando el portugués Cristiano Ronaldo igualó su récord de cinco Balones de Oro, le "dolió un poco", pero dijo que entiende el motivo por el que no ganó ese premio desde 2015 hasta este lunes, según confesó en una entrevista con la revista France Football.

"Cuando Cristiano me empató me dolió un poco. Ya no estaba solo en la cima. Pero era lógico", señaló el comparo de Arturo Vidal en FC Barcelona, que argumentó su fracaso y el éxito del portugués, a que éste consiguió la Liga de Campeones varias veces.

"Comprendía por qué no ganaba. Como equipo no habíamos alcanzado nuestro objetivo principal, que era la Liga de Campeones, lo que te da más opciones de ganar el Balón de Oro. Cuando Cristiano lo consiguió fue porque hizo grandes temporadas (...) Era merecido, yo no tenía mucho que hacer, no fue ninguna injusticia", dijo.

Messi no quiso aventurar si él es el mejor futbolista de la historia, ya que "ha habido grandes jugadores en otras épocas, y es muy difícil comparar", aunque reconoció que el mero hecho de estar considerado entre los mejores es algo que supera sus expectativas.

El argentino pronosticó que su duelo con Cristiano Ronaldo "continuará hasta el final de nuestras carreras respectivas, como ha sido desde el inicio".

También despejó cualquier duda sobre su continuidad en el FC Barcelona: "Llegué con trece años a un club excepcional que para mí es el mejor del mundo. He encontrado todo lo que necesitaba acá. Nunca he sentido la necesidad de irme. Es el lugar perfecto para mí, para mi carrera y para mi familia".

En la entrevista, Messi se definió "más como un creador de juego que como un goleador", y dijo que con el paso del tiempo, más aún tras la marcha de Xavi y Andrés Iniesta, intenta bajar más a buscar el balón para construir la jugada, sin dejar de tener el gol en la cabeza.