Publicidad
Publicidad
Síguenos:
Publicidad

La dura lucha de Marcelo Barticciotto contra la depresión: Mantenerme ocupado es una buena terapia

El comentarista de Cooperativa explicó en un matutino su problema.

También reveló una dolorosa "herida" que le hizo Colo Colo

La dura lucha de Marcelo Barticciotto contra la depresión: Mantenerme ocupado es una buena terapia
Publicidad

Marcelo Barticciotto, ídolo de Colo Colo y comentarista de Al Aire Libre en Cooperativa, explicó en entrevista con Las Ultimas Noticias cómo lleva su lucha contra la depresión y cómo su dificultad para ser feliz lo motiva a "hacer felices a los demás".

"Cuesta (la depresión). No es fácil. Mantenerme ocupado es una buena terapia, pero todas las mañanas hay que meterle. La mochila es pesada", expresó.

Del mismo modo, ágregó que "siempre me cuesta ser feliz. Como me cuesta, trato de hacer felices a los demás".

"Por eso que cuando alguien me pide sacarme una foto, no tengo problemas en que vengan al canal o a la radio. Hay gente que viene desde lejos y a uno no le cuesta nada hacer felices a las personas", explicó Barti.

Además, indicó que se siente peor cuando "la gente te falla, cuando te entregas a alguien y no te lo retribuyen".

"A veces no puedo entender al mundo. Pero no voy a cambiar. Me cagaron mil veces y me van a cagar tres mil, porque soy así", manifestó.

"La herida que me hizo Colo Colo la tengo abierta"

Entre esos incidentes en donde se sintió traicionado, Barticciotto recordó los conflictos que tuvo con la dirigencia de Colo Colo en su paso como entrenador entre 2008 y 2009.

"Esa herida la tengo abierta. (Gabriel) Ruiz-Tagle y (Guillermo) Mackena mintieron descaradamente, dejándome mal a mí con los jugadores. No fueron los camilleros, como los llamaron. Fueron esos dirigentes los que nos enemistaron", aseguró.

"También me dolió que sacaran mi foto del mural en la sala de conferencias (en el Estadio Monumental)", añadió.

Por último, pese a su exitosa carrera en el Cacique, aseguró sentirse "disconforme", porque no jugó en Europa ni en selecciones nacionales.

"Mi problema pasó más por la cabeza. Estuve cerca de Sevilla, Atlético Madrid y Marsella. Me quiso Atalanta y Fiorentina. Después de la Copa Libertadores, pude volver a Argentina, pero me quedé en Colo Colo. Ser sentimental no te ayuda, hay que apechugar", sentenció.

Publicidad
Publicidad

Comentarios

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Publicar en su sitio