Mauricio Purto sobre Juan Pablo Mohr: El pronóstico es oscuro, pero creo que los milagros existen

El montañista nacional se refirió a la desaparición de su compatriota en el K2.

Mauricio Purto sobre Juan Pablo Mohr: El pronóstico es oscuro, pero creo que los milagros existen
Llévatelo:

El montañista nacional Mauricio Purto habló sobre el delicado panorama de Juan Pablo Mohr, desaparecido desde el viernes en el K2 y mencionó que el pronóstico es "oscuro", pero confía en que los "milagros existen".

De acuerdo a lo que manifestó en diálogo con Una Nueva Mañana de Radio Cooperativa, "estamos muy tristes, esperando con el alma. Quiero pensar que estos hermanos montañistas puedan estar vivos, aunque la parte racional y experiencia me indican todo lo contrario".

"Son momentos aciagos, porque además estamos frente a un montañista chileno grande en espíritu, que apoyó a la sociedad chilena a través de su fundación Deporte Libre, un hombre que escaló el Everest sin oxígeno", manifestó en nuestra emisora.

Según sostuvo el también doctor, Mohr "está desaparecido en el K2 en invierno, en condiciones muy duras; un par de semanas antes un grupo de sherpas coronaron por primera vez el K2 en invierno y Juan Pablo estaba escalando junto a dos paquistaníes y un irlandés, como a 8.200 metros, en un sector del K2 llamado Cuello de Botella; el hijo de uno de los paquistaníes se devolvió, subieron con John Snorri y el paquistaní Ali Sad y Sahir, hijo de Ali, volvió a la carpa a 7.200 metros, los esperó, dejó la luz prendida, hubo tormenta y no llegaron hasta el día de hoy".

"Los pronósticos son oscuros, porque han pasado más de 72 horas, cuatro días llevamos, 96 horas, y a 8.500 metros más o menos, sin agua, sin comida, sin carpa, es casi imposible sobrevivir, pero nunca se puede dar una cosa por hecha mientras no exista, pero el sentido común y la experiencia en montaña me permiten decir que tuvieron un accidente bajando", argumentó.

De acuerdo a sus dichos, "la composición del lugar que yo me hago es que llegaron a la cumbre y en la bajada, con oscuridad y mal tiempo, tuvieron que haber tenido un accidente y rodado hasta quién sabe dónde".

"Yo creo que los milagros existen. No hay refugios en el K2, hacer un hoyo para protegerse en una grieta se supone que eso sería si estuvieran accidentados, encontrar un lugar para refugiarse después de una caída, pero lo lógico es que hubieran seguido bajando, si a 8.200 metros estaban a mediodía, lo más probable es que hubieran llegado a la cumbre del K2 y en la bajada tienen que haber tenido un traspié, haber rodado y estar en cualquier parte", continuó.

"Pero después de eso, encontrar un refugio en el K2 es difícil y sobrevivir cuatro días a esa altura, con 40 o 50 grados bajo cero, es una situación límite. La idea, cuando uno está en esa situación, es seguir bajando como sea. No hay refugios, no tenían carpa, comida ni agua, el cuerpo se va deteriorando en forma progresiva", puntualizó.

Por último, dijo que según piensa "ellos bajando se encontraron con la noche, una tormenta, tienen que haber tenido un traspié y rodaron los tres juntos y en el K2 la pendiente es muy fuerte, quién sabe dónde están. Sería fantástico que los encontraran vivos, yo nunca he dado nada por hecho porque en estas circunstancias es la vida misma".