Publicidad
Publicidad
Síguenos:
Publicidad

Montañista chileno en el Everest: Lo mejor que podemos hacer es quedarnos en el campamento base

Rodrigo Lara relató a Una Nueva Mañana su situación después del terremoto de Nepal.

Montañista chileno en el Everest: Lo mejor que podemos hacer es quedarnos en el campamento base
Publicidad

Ernesto Olivares, Fernando Bórquez y Rodrigo Lara son los montañistas chilenos que vivieron en carne propia la avalancha que azotó el campamento base del Monte Everest - a 5.400 metros -, después del terremoto de Nepal de 7,9 grados Ritcher.

Los andinistas nacionales se salvaron de recibir el golpe del aluvión que dejó 17 personas fallecidas y 60 heridos dentro de todas las expediciones que se estaban quedando en el sitio, previo a iniciar la escalada a la cumbre de 8.848 metros.

Lara, conversó en exclusiva con Una Nueva Mañana de Radio Cooperativa sobre su situación en la cadena montañosa, donde en los próximos días deberán evaluar el estado de la ruta hacia la cima, para intentar lograr la hazaña pese al desastre.

Lara aseguró que "lo mejor que podemos hacer es quedarnos en el campamento base. Tenemos equipo para sobrevivir un mes y medio y la situacion en Nepal es muy compleja. Muchos huyeron con pánico, pero lo más racional es quedarse acá".

Además, indicó que están esperando el análisis del Ministerio de Turismo del país asiático que debe decidir si la temporada de escalada se cierra o continúa.

"El panorama se ve difícil. La opción la estamos tomando con otras expediciones, por ahora colaboramos con ellos. Si eventualmente intentamos ascender sería con todas las precauciones", señaló.

Ola de nieve

Rodrigo Lara también describió en detalle cómo fue que junto a sus compañeros vivieron y se salvaron de la avalancha, que "trágicamente coincidió con mi cumpleaños".

"Estabamos al mediodía conversando y celebrando. El glaciar Khumbu - donde queda el campamento base - empezó a moverse y quebrarse. Nos dio miedo, pero como chileno uno sabe lo que son los temblores, pero vivir un terremoto arriba de un glaciar es una experiencia nueva", señaló.

"La avalancha vino de un monte cercano, Pumori. Nos demoramos unos segundos en reaccionar. Observamos que venía una ola de nieve gigante. Nos pusimos en el suelo junto a un montículo. Cuando finalizó nos abrazamos y agradecimos por habernos salvado", continuó.

"Después observamos que a 50 metros de nosotros había carpas destruídas. Me quedé en el campamento una hora ordenando y limpiando, mientras Fernando y Ernesto fueron a ayudar al otro extremo y rescataron una persona herida. Al otro lado desde donde estábamos queda el hospital ambientado de la zona y allí había mucho que hacer", relato Lara.

El duro golpe

El montañista chileno también advirtió que la ayuda formal "se demoró días", pese a la gravedad de la situación. Eso si, confesó que no sabían que hubo un terremoto en Nepal, pero lo suponían.

"Un compañero nuestro logró comunicarse por radio y nos contó que en la capital del país, Katmandú, había generado mucha destrucción", comentó Lara, que además contó que el descontrol después de la avanlancha provocó que muchos reaccionaran mal, como fue el caso del directivo de Google, Dan Fredinburg, que falleció en el campamento,  pues según agregó el chileno, "cometió el error de quedarse en su carpa".

Sobre los sobrevivientes del aluvión Lara describió que ellos solo recibieron golpes, pero "la mayoría de las heridas de muerte fueron por traumatismos por la fuerza de la nieve y el viento que los hizó golpearse con las rocas".

Para Ernesto Olivares, Fernando Bórquez y Rodrigo Lara fue una experiencia inolvidable, ya que fueron con el propósito de escalar la montaña más alta del mundo, pero reconocen que todo lo sufrido, vivido y salvado tras la avalancha fue "muy potente y ha tenido un sentido. Hemos alcanzado un Everest interior".

Publicidad
Publicidad

Publicar en su sitio