Rafael Nadal: La ambición es buena, pero la ambición desmedida es mala

El español quedó a un título de Grand Slam de alcanzar a Roger Federer.

Rafael Nadal: La ambición es buena, pero la ambición desmedida es mala
Llévatelo:

El tenista español Rafael Nadal (2° de la ATP), que logró su cuarto Abierto de Estados Unidos y su Grand Slam número 19, dijo que ha sido una "victoria especial", sobre todo por la dificultad que supuso, pero rechazó "cualquier ambición desmedida" a la hora de pensar en su espacio en la historia del tenis.

En la rueda de prensa posterior a la final en el US Open, en un partido vibrante de cerca de cinco horas ante el ruso Daniil Medvedev, Nadal fue preguntado sobre el hecho de estar a un Grand Slam de ser junto al suizo Roger Federer el tenista con más Majors de la historia.

"La ambición es buena, pero la ambición desmedida es mala porque corres el peligro de no ver el mundo de forma positiva (...). Yo no puedo vivir así. Si no uno vive en un estado de tensión y presión todo el día que no lo deja ser feliz", se sinceró Nadal.

Nadal afirmó que juega porque es "feliz" practicando tenis -"yo hago mi historia"- y admitió que "no puedo predecir el futuro" sobre cuánto tiempo puede durar su carrera, siempre pendiente de sus condiciones físicas a una edad, 33 años, en que es consciente que debe administrarse.

"Yo no voy a dejar de luchar", remachó Nadal, al valorar también unas afirmaciones de su entrenador Carlos Moyá, quien dijo después del partido que "si el momento se pone feo, yo pondría mi vida" en manos de Nadal.

Para el número dos del ránking en el ATP, la "clave" del partido fue perder el tercer juego en el tercer set, permitiendo a Medvedev "jugar de una manera increíble".

"Ha salido de su zona de confort y ha hecho cosas que no hace habitualmente", apuntó Nadal.

"Y la clave (para ganar) ha sido también resistir en el comienzo del quinto set (...) Sabía que el partido me iba a dar otra oportunidad", comentó.