Publicidad
Publicidad
Síguenos:
Publicidad

Kevin Anderson triunfó en duelo que hizo historia ante John Isner y alcanzó la final de Wimbledon

El choque se convirtió en el cuarto más largo de todos los tiempos, tras extenderse por seis horas y 35 minutos.

Kevin Anderson triunfó en duelo que hizo historia ante John Isner y alcanzó la final de Wimbledon
Publicidad

El court central del All England Lawn Tennis Club fue escenario este viernes de un gigantesco choque de potencias físicas entre John Isner y Kevin Anderson, donde la mayor precisión en los momentos claves alzó al "huracán" sudafricano hasta la final de Wimbledon, tras luchados parciales de 7-6 (6), 6-7 (5), 6-7 (9), 6-4 y 26-24 que frenaron el crono en seis horas y 35 minutos, para convertir este duelo en el cuarto más extenso en la historia del tenis.

Los 14 años de rivalidad entre los dos valores, que nació en su etapa universitaria, anticipó el desarrollo del todo el cotejo. En el tercer juego, como ejemplo, los niveles parejos extendieron dicha definición a 22 puntos.

De forma inevitable, se alcanzó el tie-break en tres ocasiones. En el uno a uno, Anderson fue el primero en dominar el global y regaló su chance de una nueva ventaja tras ser incapaz de confirmar un quiebre de servicio.

Fue la primera vez en 110 games ganados de manera consecutiva en que Isner perdía la mano. En el octavo juego del tercer parcial, debió olvidarse de superar el récord impuesto por Pete Sampras el 2001, con 118.

De manera inmediata, sin embargo, se recuperó. El norteamericano quebró de vuelta y extendió la definición hasta la muerte súbita, donde pequeños errores en la devolución del sudafricano le permitieron un 2-1 en el total.

La cuarta manga fue de apuestas. Anderson varió en su despliegue en la cancha mientras que Isner se apegó a su papel. El resultado: dos nuevos quiebres para el "huracán", que acabó firmando un 6-4.

Sin desestabilizar la concentración del nacido en Greensboro, el juego se fue en puntos cortos donde la potencia fue la clave. En total, "Acener" honró su apodo y registró 53 tiros incontestables, por los 49 del contrario.

En el final, todo se trató de resistencia. Solo el quinto set abarcó lo que un partido "normal" tarda en ejecutarse: 2h55'.

Descartando el cansansio, Isner y Anderson batallaron punto a punto hasta llevar la cuenta sin inclinaciones hasta el 24-24, momento en que la convicción del sudafricano pudo más que el esfuerzo del "Rey de los aces".

Luego de un último quiebre, Anderson solo debió confirmarlo con dos ajustados disparos a la "t", que dejaron sin reacción al hombre que también es dueño del récord absoluto de los encuentros más extensos, cuando el 2010 jugó por 11h05' frente a Nicolás Mahut por la primera ronda del Grand Slam británico.

Ahora, el octavo sembrado deberá aprovechar su día de descanso para poder presentarse el domingo en la lucha por la corona, instancia donde se enfrentará al ganador de la llave que reúne al número uno Rafael Nadal y a la leyenda serbia Novak Djokovic, actual 21° del mundo.

Publicidad

Más de Wimbledon

Sin artículos relacionados.
Publicidad

Publicar en su sitio