La columna de Ernesto Contreras: Los fantasmas de Jones

El ex campeón semipesado del UFC volvió a dar positivo en un control antidopaje, a solo días de su retorno al octágono.

Foto: ftw.usatoday.com La columna de Ernesto Contreras: Los fantasmas de Jones

Parece una maldición o simplemente es la peor cara de un atleta de élite que no puede mantenerse alejado de los problemas. A días de su retorno al octágono del UFC, donde peleará por el vacante título semipesado frente al sueco Alexander Gustafsson, Jon Jones volvió a estar en todos los titulares de noticias y no precisamente por sus logros en el deporte.

Hace unos días el presidente del Ultimate Fighting Championship, Dana White, sorprendió al anunciar que el UFC 232, a realizarse este sábado en Las Vegas, era trasladado a California con solo siete días de anticipación.

¿La explicación? La Comisión Atlética de Nevada, ente regulador del deporte en Las Vegas, revocó la licencia de Jon Jones luego que este fallara una prueba antidopaje tomada a principios de mes. En esta muestra se encontraron rastros de turinabol, el mismo componente por el que fue suspendido por 15 meses luego de su pelea frente a Daniel Cormier.

Según Jeff Novitzky, vicepresidente de salud y rendimiento de atletas del UFC, la prueba positiva de Jones no es un doping propiamente tal. La curiosa explicación es que la sustancia hallada es un "remanente" de los metabolitos encontrados en su sangre, tras su victoria sobre Cormier en el UFC 214 del año pasado.

Novitzky aseguró que lo encontrado en el examen es un picogramo de turinabol: "Un picogramo es un trillón de gramo. Si pones un gramo de sal en la mesa y lo divides en 50 millones de piezas, un picogramo es una de esas piezas de ese gramo de sal", aseguró el ejecutivo.

Lo extraño de todo es que el ex campeón aseguró en su momento que los esteroides encontrados, luego de su pelea con Cormier, eran como una "pizca de sal en una piscina olímpica". Resulta curioso que una cantidad tan pequeña permanezca 17 meses dentro de su organismo.

Dana White, quien en su momento aseguró que Jones nunca volvería a encabezar una cartelera, defendió al controvertido peleador y explicó su polémica decisión de mover el evento a siete días de su realización.

"Yo no he escuchado nada negativo sobre Jon Jones durante el camino a esta pelea. Él se subió a un avión ayer y se realizó un examen de dopaje de inmediato, el cual salió negativo, así que creo que Jon Jones está limpio y en una gran forma para pelear. Yo te puedo asegurar que nadie la ha cagado más que Jon Jones, pero esta vez no tuvo nada que ver. Su pelea con Gustafsson no puede posponerse más", sentenció el presidente de la compañía

Verdad o no, la reputación de "Bones" está manchada y no hay forma en la que salga ganador este sábado en California.