La columna de Ernesto Contreras: Sin lugar para las segundas oportunidades

El periodista de Al Aire Libre en Cooperativa analiza la situación vivida por Colby Covington en UFC.

La columna de Ernesto Contreras: Sin lugar para las segundas oportunidades

"Cuando surgen oportunidades, tómalas. Cuando la oportunidad toca, responde a la puerta. Punto, fin de la historia".

Esta cita corresponde al presidente del UFC, Dana White, y hoy debe sonar más fuerte que nunca en la cabeza del ex campeón interino del peso welter, Colby Covington.

El polémico peleador irrumpió con fuerza en la división de los 77 kilos, donde rápidamente consiguió una racha de tres victorias antes de ser sometido por el brasileño Warlley Alves en el UFC 194. Tras esta derrota, "Chaos" ganó cinco peleas en línea y su relevancia fue aumentando gracias a su habilidad para "hablar basura", un mecanismo infalible si quieres tomar atajos hacia el título.

La anhelada oportunidad titular le llegó el 9 de junio del año pasado. La lesión del monarca Tyron Woodley permitió que Covington se enfrentara a Rafael Dos Anjos por el cetro interino de la categoría, y en una sólida actuación "Chaos" venció al brasileño y se ganó su derecho a unificar la correa ante "The Chosen One".

Con el título interino en su hombro la popularidad de Colby creció como la espuma, al igual que su número de detractores. El norteamericano no perdió el tiempo y luego de una intensa campaña a través de redes sociales, consiguió ser recibido por el mismísimo Donald Trump en el Despacho Oval de la Casa Blanca.

Imagen foto_00000002

Pero tanto se preocupó de celebrar, y presumir su logro, que Covington se olvidó de pelear. Nueve meses después del combate con Dos Anjos, "Chaos" recibió el llamado de la compañía para unificar títulos con Woodley en el UFC 235, pero se negó aduciendo una lesión en su muñeca. Debido a esto el estadounidense fue despojado de su cinturón interino, Kamaru Usman aceptó la pelea, venció al campeón y se quedó con el título indiscutido.

"Puedes preguntarle a cualquiera que haya estado en este escenario durante mucho tiempo. Cuando llamamos, tomas la pelea, y si no lo haces, otras personas lo harán. Así es como va esta cosa. Sigue rodando. Cuando llamamos y hacemos una oferta, la tomas, él no lo hizo. Tendrá otra oportunidad. Simplemente no va a ser cuando quería y cuando pensaba que iba a venir", espetó White al momento de explicar la situación de Colby.

Y esta sentencia no era en vano. La irrupción del popular invicto Ben Askren y el gran retorno del cubano Jorge Masvidal le fueron cerrando las puertas a "Chaos", quien vio con impotencia como la oportunidad titular se escurría por sus manos. Este temor se confirmó hace unos días, cuando se anunció que el próximo rival de Covington no sería Usman, como él aseguró, sino que el veterano ex campeón Robbie Lawler, un peleador despiadado que viene de ser vencido de forma polémica por el citado "Funky" Askren.

Imagen foto_00000003

Colby, en su estilo, justificó así la decisión de retroceder en la fila para pelear con "Ruthless".

"La UFC necesitaba un evento estelar en corto aviso, por lo que acordé tener mi primera defensa titular ante el último campeón de verdad que esta división ha tenido. Un hombre y nombre más grande que 'Marty Fakenewsman', el hombre del cual Ben Askren está aterrado y no pudo vencer: La leyenda viviente del deporte de contacto, Robbie Lawler. Un ex campeón de la UFC. Solíamos entrenar juntos. Sabe quién soy, de lo que soy capaz y porqué soy el presente y futuro de esta división", cerró.

La pelea entre Covington y Lawler será el evento estelar del UFC Fight Night Newark, y servirá como ejemplo para que los peleadores lo piensen dos veces cuando quieran rechazar una pelea.