La columna de José Arnaldo Pérez: Mínimo ser Top Ten

El periodista de Al Aire Libre en Cooperativa se refirió a los objetivos de Chile en los Panamericanos de Lima 2019.

La columna de José Arnaldo Pérez: Mínimo ser Top Ten
Llévatelo:

Por José Arnaldo Pérez @Chascaperez

Para qué nos vamos a engañar, los Juegos Olímpicos son un sueño, porque la realidad actual de nuestro deporte nos hace verlos de una forma puntual, con excepciones más que ir y dar la batalla como protagonistas absolutos. Raro para un país que en materias macroeconómicas es considerado un ejemplo en el continente, autodenominado líder en Latinoamérica, pero para ser potencia o país desarrollado la actividad física es una materia al debe, en una forma casi insultante. Y nosotros tan llamados a ningunear a los vecinos, en materia deportiva es mejor guardar silencio y saber que incluso en el primer nivel se está lejos de ser actor principal y secundario, con suerte da para extras.

Ese panorama no es culpa de los deportistas. Es más, ellos son los que más sufren con una falta de interés generalizada por esta actividad. Y por tal motivo, los Juegos Panamericanos son el verdadero desafío. Por ahora son el obstáculo principal ya que, reiteramos, los Olímpicos salvo mínimas excepciones, son una quimera. Por eso hay que ir por parte.

Lima marcará en qué pie estamos a nivel continental. Si la forma en que se ha trabajado el plan de alto rendimiento logra réditos o se sigue al debe. Porque los otros también trabajan en ese aspecto. Y por lo que dicen los últimos años, los rivales lo están haciendo mejor. Y no nos equivoquemos, los resultados de ellos no siempre obedecen a más dinero o mejor infraestructura. Es cierto, siempre mandará la calidad del atleta, las condiciones y aptitudes para cada prueba, pero el soporte técnico y material suelen dar el plus que le otorgan los títulos internacionales.

Si ponemos números para dar contexto, en los primeros Panamericanos Chile se situó entre los cinco mejores participantes debido a que la competencia recién comenzaba y aún no atraía de forma mayoritaria a todos los países de América. Cuando la participación fue amplia se llegó incluso a estar en el lugar 18 del medallero. Gracias a esas primeras ediciones es que en la tabla histórica nuestro país aparece en el noveno lugar. El cual si se hace un análisis de todos los competidores debiera ser el piso obligatorio de Chile. Estados Unidos, Canadá, Cuba y México por el norte, y Brasil, Argentina, Colombia y Venezuela por Sudamérica nos superan, no sólo en el papel, con holgura. Y si se repasa bien la lista están aquellos a los que queremos obligarlos a copiar nuestro modelo, y en deportes nos dan una paliza. Menos soberbia de nuestra parte es la respuesta.

Además de esos ocho países: Ecuador, Guatemala, República Dominicana, Jamaica, Puerto Rico y Bahamas nos han hecho verlos para arriba. Reitero, con estos ejemplos la soberbia y mirar en menos a los demás se debe erradicar de forma absoluta. Pero sin caer en ese pecado, por lo que Chile invierte, por la infraestructura e incluso por la cantidad de deportistas que se llevará a la capital peruana, la obligación es estar entre los diez mejores competidores, lo cual de forma excepcional se logró por última y única vez en este siglo, en Río 2007.

La delegación nacional es una de las mayoritarias, y de las ocho potencias deportivas continentales incluso se llevará un poco más de competidores que Venezuela. Por razones lógicas, por ser local, Perú es otra delegación que nos supera en número, pero el resto lleva menos competidores. Chile se convierte entonces en la novena representación, que por inversión análoga es el lugar obligatorio a exigir. No olvidemos que el presidente del Comité Olímpico de Chile, Miguel Ángel Mujica, dijo que la participación sería histórica, y que a Lima se llevaría a quienes tuvieran verdaderas opciones de competir y no fueran a cumplir número. Al ver la cantidad que viaja, bajo todas esas palabras, hay que alegrarse, ya que quiere decir que nuestro deporte creció mucho, pues hay más de 300 participantes que pueden dar la pelea de verdad. ¿Será cierto?

Los que amamos el deporte deseamos que Chile sea protagonista, por eso fue un duro golpe la lesión de Arley Méndez, que nos saca de la pelea de medallas en el levantamiento de pesas, pero aún así, y a pesar de esta ausencia, el noveno lugar debe ser lo más bajo que se pueda estar en América y, de allí en adelante, crecer y superar a los otros adversarios.

Imagen foto_00000001

Los Juegos en sus competencias ya comenzaron, como es habitual un par de días antes de la ceremonia inaugural, pero la entrega de preseas es a partir de este sábado 27. Los nuestros van con esa obligación deportiva, y los más jóvenes tiene dos tareas: demostrar que pueden ser realidad y que eso lo deben traspasar a Santiago 2023 cuando seamos locales... Y desde ya les aviso: nunca un país anfitrión ha estado más allá del noveno lugar.