La columna de José Arnaldo Pérez: ¿Y si volvemos?

El periodista de Al Aire Libre en Cooperativa analizó la buena actuación de las selecciones chilenas de balonmano y de rugby seven.

La columna de José Arnaldo Pérez: ¿Y si volvemos?

Los acontecimientos nos llevan allí de nuevo, ya que lo hecho por la selección chilena en el Mundial de Balonmano que se disputa en Dinamarca y Alemania hizo nacer la pregunta: ¿Y si volvemos a hablar de ellos?

¿Por qué no? Lo merecen con creces. Hasta ahora la mejor actuación en un torneo absoluto era un vigesimoprimer lugar, y este fin de semana cerraron en el decimosexto. Dejaron incluso la idea que se pudo llegar más arriba. Mateo Garralda, como técnico, y que ya lo ha hecho en otras latitudes, sabe bien lo que hace.

Egipto será la nueva cita, el 2021. Y si volvemos a ir a un Mundial es probable que muchos de los que han llevado durante 15 años este crecimiento gigantesco empiecen ya a dejar la Roja, o no se encontrarán en plenitud.

Por eso, el trabajo de fortalecimiento de la base es fundamental, no se trata de un recambio obligado, si no de injertar los nuevos valores, esos que están concurriendo de forma permanente los certámenes infantiles y juveniles, ya que figuras como Marco Oneto y Emil Feuchtmann bordearán los 40 años, por eso Garralda –esperemos que siga- deberá sacar el máximo provecho, porque si volvemos a decir presentes en la máxima competencia, la vara debe apuntar más alto aún.

En la ovalada, luego de los excelentes resultados que logró el Seven, debemos poner atención en el desempeño de los Cóndores del XV y su participación en el próximo America Rugby Championship que se inicia el 2 de febrero, jugando de locales contra Estados Unidos.

Esta semana habrá un partido de preparación contra Argentina XV en Buenos Aires. La idea es salir del último lugar, y si volvemos a ganarle a Brasil y las "águilas" puede ser un impulso favorable para enfocarse en cosas mayores.

Al menos, ya hay sorpresas, como la convocatoria de Jaden Tyson Laing. Un jugador que se ha desempeñado en Australia, hijo de madre chilena, y que con su metro 86 y 112 kilos quiere aportar para recuperar el terreno perdido.

Si Chile estuvo cerca de llegar al Mundial que se disputó en tierras oceánicas el 2003, parece un guiño más que casual que desde allí venga un deportista que aliente nuevas esperanzas.

Imagen foto_00000002

Pero la mayor invitación de un regreso la formuló Manny Pacquiao. Luego de derrotar en fallo unánime a Adrien Bronner, y retener el título Mundial de los Welter de la AMB, retó a Floyd Mayweather a que abandone el retiro y tengan una revancha de la pelea del 2015.

Aquella de los 600 millones de dólares. Aquella donde "Money" entraba, puntuaba y luego se refugiaba en una defensa infranqueable, y que llevó a muchos a decir que "sólo arrancaba".

Mayweather, que curiosamente era promotor del choque Pacquiao-Bronner, de seguro pensó en la bolsa millonaria que de nuevo se repartirían, ya que si haciendo shows con luchadores de otras disciplinas ha engrosado la billetera de forma obscena, una revancha con "Pac-Man" la puede reventar. Siempre y cuando la gente esté dispuesta, ya que también muchos se aburren de esos combates de poca monta y rivalidad.

En el boxeo muchos de los legendarios volvieron, algunos obligados por necesidades económicas, que acá no es el caso, y sólo esa calidad proverbial que poseyeron les hizo salir airosos frente a adversarios muy limitados. Pero cuando llegó uno un poco más preparado, o que se aprestaba a escribir su historia, ese regreso se llenó de cuestionamientos, recibiendo palizas que no correspondían a su calidad de héroes de los puños. Joe Louis y Muhammad Ali, son dos claros ejemplos, tal como en Chile se puede citar el de Martín Vargas.

Imagen foto_00000003

La pregunta de "si volvemos" es como la de las parejas que se quieren dar una segunda oportunidad. La ventaja es que hay más madurez, pero no será como antes ya que el paso del tiempo deja huellas, la magia de antaño pudo esfumarse. A veces el deseo del regreso pasa porque los otros no están a la altura y piensas en esa persona que te hizo soñar y es la que añoraste durante mucho tiempo.

En el pugilismo es muy similar, si se agrega la eterna frase que "todo boxeador merece una última gran pelea". Si es así, bienvenida sea. Pero si sólo será por dinero y habrá un triste espectáculo sin la chispa que estos deportistas tenían diez años atrás, diremos "volvimos, pero volvimos a ver un tongo".