La columna de Pelotazo: El reto cruzado

La UC avanza tranquila en el torneo nacional y llegó el momento para replicar eso a nivel internacional.

La columna de Pelotazo: El reto cruzado
Llévatelo:

El 2 de febrero de 2018 comenzó la campaña de Universidad Católica para volver a ser campeón tras dos años. Fue victoria 2-1 ante Temuco en San Carlos de Apoquindo y desde ahí, hasta el triunfo ante Iquique hace unos días en el mismo recinto, han pasado 58 encuentros.

Un periodo donde los cruzados lograron el bicampeonato y ahora buscan un inédito tricampeonato, gesta que en Chile sólo han logrado Magallanes (1935), Colo Colo (1991) y Universidad de Chile (2012).

Son los grandes candidatos a quedarse con la corona merced a los 15 puntos en cinco encuentros que llevan en el torneo nacional. Campaña perfecta, donde no se ha notado en el rendimiento el cambio de mano. Porque no es fácil cambiar de técnico y la UC lo ha hecho en el éxito, lo que es más riesgoso.

Sin embargo, ahí el plantel ha sido fundamental para llevar a cabo lo que cada entrenador le ha pedido. Se han amoldado a las circunstancias y les ha resultado en el plano local. Son 37 victorias, 15 empates y sólo 6 derrotas en poquito más de dos años.

Ante ello, el desafío es el plano internacional. Tras ser bicampeón en 2016 la franja llegó a la Copa Libertadores con la ilusión de reverdecer laureles. No resultó. Salió cuarta en su grupo tras enfrentar a Flamengo, San Lorenzo y Atlético Paranaense. Serie compleja, es cierto, pero tuvo para quedar mejor ubicada.

Ahora vuelven al torneo con dos títulos seguidos a cuestas y con un grupo que puede ser igual de complejo. Ya están anotados Gremio y América de Cali, y esta semana se sumará Inter de Porto Alegre o Tolima. Una fase con dos brasileños o dos colombianos es dura, pero es hora de demostrar que los méritos de este equipo se pueden extrapolar fuera de nuestros límites.

Es un momento importante no sólo para la UC, sino también para el fútbol chileno. Vivimos años donde no hemos sido competitivos a nivel Conmebol y si el equipo que anda de racha en nuestro país no marca una mínima diferencia que sea, qué queda para el resto de los clubes.

En esa línea el aporte que puede dar Ariel Holan es esperanza para quienes queremos que Católica tenga un buen pasar en la Libertadores. A diferencia de Beñat San José, el ex DT de Independiente tiene dos sistemas tácticos para enfrentar al rival. Y a diferencia de Gustavo Quinteros, Holan hace estudios exhaustivos de los oponentes para buscar cómo vencerlos.

Seguramente saldrá algún defensor de Quinteros a decirme que lo estoy ninguneando y no es así. Sólo realzo lo bueno que veo, leo y me cuentan de Holan. Y escribo desde la triste experiencia de la llave ante Independiente del Valle por la Copa Sudamericana 2019.

Sobre todo el partido en Ecuador, donde los jugadores no vieron videos del rival y se enteraron horas antes del encuentro qué debían hacer. Así les fue. Triunfo 5-0 para los locales y pudo ser 8-0.

Chile no es un parámetro para analizar si un DT es bueno o no. En nuestro país han salido campeones los más diversos entrenadores y quienes han destacado ha sido porque han replicado su trabajo en el extranjero o en lo internacional. Antes o después. Y si hablamos de países, que sean competitivos: Argentina, Brasil o alguno de Europa.

Como verán, del porte de una casa es la fe que le tengo a Holan. Le ganó una final de Sudamericana a Flamengo en el Estadio Maracaná y siendo protagonista. Y en la UC ya se ve un equipo que ha mejorado en su estado físico, primer paso para querer ser competitivo.