Everton le ganó el primer pulso a O'Higgins en los octavos de la Copa Chile

Gonzalo Freitas fue responsable de la ventaja de los "ruleteros"

Foto: Photosport Everton le ganó el primer pulso a O'Higgins en los octavos de la Copa Chile

Everton tomó ventaja frente a O'Higgins en su llave de octavos de final de Copa Chile, en un partido trabado y con limitadas acciones ofensivas desarrollado en el Estadio Sausalito. El cuadro viñamarino venció por 1-0 a los de Rancagua, y quedó con una importante ventaja de cara a la revancha que jugarán el sábado 20 en El Teniente.

La banda "ruletera" se vio mejor en los minutos iniciales. Juan Cuevas armó una peligrosa jugada que Maximiliano Cerato finiquitó con un remate que se fue a poco del segundo poste. Un claro aviso de la intención del dueño de casa en 10 minutos.

A los 15' los celestes también exhibieron argumentos mediante un tiro de esquina que Albert Acevedo conectó con un potente cabezazo, el que dejó el balón a poco sobre el tubo horizontal.

O'Higgins recibió un primer golpe cuando Roberto Cereceda, engranaje y pieza clave de la defensa, tuvo que ser reemplazado tras acusar fuertes dolores en su pierna derecha y fue reemplazado a los 35' por Agustín Doffo.

La paridad se mantuvo en los primeros minutos de la segunda mitad, pero ya con los auriazules con la posesión del balón. Diego Orellana avisó mediante un violento remate en los 55' y luego Álvaro Ramos erró una inmejorable ocasión en los 59'.

Además, los forasteros se toparon con un buen partido de Juan Fuentes, que estuvo muy fino para frenar los ataques de los dueños de casa. Sin embargo, la paridad se rompió en los 67' cuando Gonzalo Freitas anticipó a Tomás Alarcón en la salida y comenzó una jugada que él mismo finiquitó con un tiro a quemarropa frente a Luis Ureta.

La situación empeoró para la visita después de la expulsión de Alarcón (85'), producto de una segunda amarilla tras un fuerte pisotón sobre Sergio Vergara. Al final, David Salazar pudo marcar el empate en los descuentos, pero llegó incómodo y mandó un tiro ancho.