Acusaron a la defensa legal de Paolo Guerrero de sobornar testigos en caso de dopaje

El hotel que fue demandado por el delantero respondió con una querella por "obstrucción a la justicia".

Acusaron a la defensa legal de Paolo Guerrero de sobornar testigos en caso de dopaje
Llévatelo:

El hotel de Lima al que el futbolista peruano Paolo Guerrero demandó por provocar  su caso de dopaje se querelló contra la esposa de uno de los abogados del jugador, acusando sobornar a testigos para que presuntamente den falsos testimonios a favor del delantero.

En un comunicado replicado por medios locales, el Swissotel anunció la demanda contra Valeria Arroyo por el presunto delito de obstrucción a la justicia como respuesta a las declaraciones de varios ex trabajadores del hotel en las que refrendaban la versión de Guerrero.

El futbolista, capitán de la selección peruana, sostuvo que su positivo por benzoilecgonina, un metabolito de la coca, se produjo porque durante una concentración del combinado nacional en ese hotel ingirió un té de un recipiente mal lavado que tenía restos de mate de coca.

Pese a que los niveles de la sustancia prohibida eran mínimos, Guerrero fue suspendido por el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) durante catorce meses, sanción que terminó de cumplir el 5 de abril, tras haber logrado en los tribunales de Suiza una interrupción temporal del castigo para disputar el Mundial de Rusia 2018.

El hotel reiteró en su comunicado su versión de que "nunca existió la contaminación cruzada por una jarra de mate de coca mal lavada" y se consideró víctima de una campaña difamatoria fomentada por Guerrero desde noviembre de 2017.

Acusó a Guerrero de pretender "una indemnización por un hecho que jamás ocurrió y que ellos llamaron contaminación cruzada", corroborada por tres ex trabajadores del hotel que acusaron a sus jefes de presuntamente adoctrinarles con una versión falsa que debían dar cuando fuesen interrogados por las autoridades.

El Swissotel señaló que si antes no había difundido pruebas contrarias a la versión de Guerrero era por "respeto a la alegría que vivía el país por la clasificación para el Mundial de Rusia 2018".