Internacional

Sao Caetano sabía de los problemas cardiacos de Serginho

Nario Ferreira de Souza, timonel del club brasileño, admitió que el fallecido zaguero central sufría una cardiopatía y que jugó ocho meses en conocimiento de ella.

El presidente de Sao Caetano, Nario Ferreira de Souza, admitió que su equipo sabía de los problemas de salud del zaguero Serginho, que murió el miércoles 27 de octubre tras un paro cardiorrespiratorio que sufrió durante un partido por la liga brasileña ante Sao Paulo.

 

Ferreira de Souza, citado este sábado por la agencia brasileña Folha On Line, reconoció que el equipo tuvo acceso a los exámenes médicos que hace ocho meses demostraron que el futbolista tenía un problema en el corazón.

 

"Todo el mundo sabía. Al comienzo de cada temporada, Sao Caetano, preocupado por los atletas, ordena que los jugadores se sometan a exámenes médicos. Serginho tenía un problema, pero eso no le impedía jugar fútbol", afirmó el dirigente.

 

Paulo Sergio de Oliveira Silva, Serginho, de 30 años, murió en el Hospital Sao Luis de Sao Paulo minutos después de sufrir un paro cardiorrespiratorio durante el partido que jugaban Sao Paulo y Sao Caetano por el Campeonato Brasileño.

 

Pocas horas después de la muerte del jugador, el mismo Ferreira de Souza negó que el equipo tuviera conocimiento de algún problema que impidiese al jugador proseguir su vida como profesional.

 

El dirigente cambió el discurso después que los especialistas del Instituto del Corazón divulgaran un examen al que Serginho fue sometido hace ocho meses y en el que se detectado una cardiopatía.

 

Desde que fue descubierto el problema y pese a la gravedad, el jugador fue alineado en 47 partidos de Sao Caetano.

 

Ferreira de Souza negó que Serginho hubiese firmado un documento en el que asumía la responsabilidad por seguir jugando. "Jamás obligaría a un futbolista a entrar en la cancha con algún problema que le impida jugar", afirmó.

 

La policía de Sao Paulo abrió el viernes una investigación para descubrir si existen responsabilidades penales en la muerte del futbolista.

 

Según el comisario Guracy Moreira Filho, el objetivo de la investigación es establecer si hubo algún tipo de negligencia que contribuyó al desenlace final. Los posibles responsables pueden ser acusados de homicidio culposo.

 

El portero titular de Sao Caetano, Silvio Luiz, fue el primero en admitir que sus compañeros en el club conocían el diagnóstico del examen cardíaco de Serginho y sus riesgos.

 

Silvio Luiz matizó que los médicos le pronosticaron al zaguero que sus posibilidades de sufrir un paro cardiaco eran de apenas el uno por ciento. (EFE)

-