Nueva Zelanda cumplió con los pronósticos y levantó la corona en el Mundial de Rugby

Los All Blacks superaron en la final a Francia en el Estadio Eden Park de Auckland.

Es el segundo título en la historia para los oceánicos, reeditando el triunfo de 1987, precisamente también frente a los galos.

Llévatelo:

Le costó pero lo logró. Nueva Zelanda sufrió para ganarle la final del Mundial de Rugby a Francia, ya que los dueños de casa se impusieron por un estrecho 8-7 en el Estadio Eden Park de Auckland, lo cual les alcanzó para obtener por segunda vez en la historia el trofeo planetario.

El test match fue desde un principio de trámite apretado, y los All Blacks tuvieron la opción de abrir la cuenta mediante pelota detenida, pero el medio scrum Piri Weepu estuvo poco fino con su pegada.

La pizarra se abrió a los 14 minutos, cuando el primera línea de los anfitriones Tony Woodcock recogió un balón tras un lineout ofensivo y se mandó en solitario para anotar su ensayo.

 

Imagen
Los All Blacks celebraron en casa. (Foto: EFE)

De ahí en más siguió jugando mejor el equipo de Graham Henry, que sacó diferencia de ocho gracias al buen pie de Stephen Donald (45') con un penal.

Se pensaba que iba a ser una victoria cómoda, pero Les Blues dijeron todo lo contrario. Machacaron hasta que Thierry Dusautoir (47') apoyó la ovalada en el in goal rival y los franceses se ponía a tiro de cañón.

Francois Trin-Duc dejó a "tiro de cañón" al XV europeo, pero su conversión iba a ser el último movimiento del marcador.

De ahí en más el equipo que vistió de blanco buscó por todas partes, no obstante los aguerridos neozelandeses defendieron con todo su exigua ventaja.

De esta manera los All Blacks repitieron el resultado del primer Mundial de la historia, en 1987, cuando también levantaron la corona por sobre los galos.
Nueva Zelanda ganó por segunda vez la Copa del Mundo, mismo registro que tienen Australia y Sudáfrica.