Publicidad
Publicidad
Síguenos:
Publicidad

La columna de Ernesto Contreras: ¿Quién evita la undécima?

Este lunes arranca en París una nueva edición de Roland Garros, y tal como en los últimos 13 años Rafael Nadal aparece como el máximo favorito.

La columna de Ernesto Contreras: ¿Quién evita la undécima?
Publicidad

Por Ernesto Contreras D. @contrerasdelzo

Viernes 11 de mayo y Dominic Thiem paraliza al mundo del tenis. El austriaco, octavo jugador del planeta, acertaba una nueva derecha invertida que dejaba sin respuesta a su rival, el que ni siquiera atinó a correr el bombazo que lanzó el oriundo de Wiener Neustadt. Juego, set y partido para Thiem quien así inscribía su nombre en las semifinales del Master de Madrid.

Lo particular del caso es que al otro lado de la red estaba Rafael Nadal. El monstruo de Manacor llegaba a este partido con un registro en arcilla que impactaba: 14 victorias consecutivas, dos títulos ganados y ningún set perdido. De hecho, dos semanas antes había barrido contra su verdugo en los cuartos de final de Montecarlo, en un encuentro en el que solo cedió dos games.

Finalmente, el austriaco llegó a la final, pero fue superado sin contratiempos por el alemán Alexander Zverev, perdiendo así una nueva oportunidad de obtener un gran título en su mejor superficie.

Pero esta final dejó varias cosas en claro. Nadal sigue siendo el favorito absoluto en París, mientras que Thiem y el joven germano serán sus grandes amenazas, aunque un escalón más abajo.

Imagen foto_00000002

La hora de Sascha 

La temporada 2018 del alemán no comenzó de la mejor manera. La caída en la tercera ronda de Australia. y un tropiezo en su estreno en Indian Wells, auguraban un año difícil para el menor de los Zverev.

Pero su buena actuación en Miami, final ante Isner, le hizo recobrar la confianza para la gira del polvo de ladrillo.

Su primera parada fue en Montecarlo, donde alcanzó las semifinales perdiendo en un ajustado partido con Kei Nishikori. Luego ganó Munich y hace unos días levantó la corona en Madrid, completando una racha de 18 sets ganados de forma consecutiva.

El título en la "Caja Mágica" tuvo ribetes históricos, ya que se convirtió en el primer jugador desde 1991 que gana un torneo en tierra batida sin ceder su servicio. De hecho, el nacido en Hamburgo solo dispuso de un punto de quiebre en contra en cinco partidos jugados.

Además, con el logro conseguido en la capital española aumentó a tres sus títulos en torneos Masters 1.000, convirtiéndose en el jugador con más coronas en este nivel, detrás de Federer, Nadal, Djokovic y Murray.

A pesar de estos impresionantes números "Sascha" tiene muy claro quien es el rival a batir en la Ciudad Luz. "Rafa es el favorito, no importa donde juegue en tierra batida. No importa dónde esté. Va a ser el favorito en Roma. Va a ser el favorito en París. Sigue siendo el tipo a batir", señaló el tercer mejor jugador del planeta , quien aún no alcanza los cuartos de final en un "grande".

Números más, números menos, Nadal llega a la arcilla sagrada como el gran favorito, y todo indica que solo un tenista de la Next-Gen puede impedir un hecho que a todas luces parece inminente. 

Publicidad
Publicidad

Publicar en su sitio