La columna de Manfred Schwager: Se equivocaron de rival

El periodista de Al Aire Libre en Cooperativa analiza los play-offs de la NBA.

La columna de Manfred Schwager: Se equivocaron de rival

Sólo ha pasado un partido, pero parece que la estrategia de Houston no resulta como esperaban. Porque acusar a los árbitros de favorecer a Golden State en sus cobros es una idea riesgosa, que en cualquier minuto se les puede volver en contra.

Tras perder el primer partido en la semifinales de conferencia, salió a la luz un informe preparado por los Rockets en que estudiaron los cobros del partido 7 de las finales del Oeste del año pasado, en que cayeron por 92-101 ante los Warriors que luego conseguirían el bicampeonato.

Según este informe, basado en el reporte que prepara la propia NBA sobre el desempeño arbitral, Houston acusa que hubo 81 jugadas en que no se cobró una posible falta, lo que según su análisis les restó la posibilidad de sumar 18,6 puntos que les habrían dado la clasificación a las finales de la liga.

Si bien el reporte fue presentado verbalmente por funcionarios de Houston a representantes de la liga a comienzos de la presente temporada, el que se haga público ahora responde al malestar de la franquicia por algunos cobros en el comienzo de la serie actual.

De hecho, Chris Paul fue multado con 35 mil dólares por hacer contacto con un árbitro en los segundos finales de ese partido 1, mientras reclamaba por una secuencia de jugadas en que tanto el base como su compañero James Harden acusaron recibir faltas que quedaron sin cobro.

Una vez conocido este reporte, si tuvo un efecto, fue el de volver más quisquillosos a los jueces. Para ahorrarse problemas en el partido 2, el árbitro Ed Malloy decidió asignar faltas técnicas a Draymond Green de los Warriors y a Nenê de los Rockets por un encontrón que se calmó en pocos segundos.

Aunque la liga borró esas faltas del conteo de cada jugador –acumular siete en play-offs significa una suspensión por un partido, y Green ya tiene tres–, queda en evidencia el efecto que toda esta situación tiene en algunos árbitros, molestos al ser señalados por sus eventuales errores.

Ahora bien, que Houston reclame por la parcialidad de algunos cobros parece un poco hipócrita. James Harden ha aprendido a sacarle faltas a sus rivales en ataque y también, de vez en cuando, la rapidez con que se mueve confunde a los propios árbitros, que terminan permitiéndole algunos movimientos ilegales.

El más famoso de ellos es el "double-step-back", o doble paso atrás que realiza para alejarse de su defensor antes de lanzar, y que roza con un desplazamiento ilegal. Desde Golden State fueron rápidos en criticar el movimiento, con Steph Curry demostrándolo en cancha.

Aunque Golden State también tuvo su controversia con los árbitros en las últimas semanas, fueron rápidos en bajar la cabeza y dedicarse a jugar frente a Houston. Los Warriors tienen la ventaja en la serie, y saben que no tienen margen para distracciones.

Ahora sólo queda esperar por lo que harán los Rockets en los partidos que vienen, aunque ya deben tener muy claro que enemistarse con los árbitros no es la solución para volver a los triunfos.