Quincy Promes negó su participación en apuñalamiento por el que fue detenido

El jugador holandés fue acusado de herir a un familiar.

Quincy Promes negó su participación en apuñalamiento por el que fue detenido
Llévatelo:

El jugador de Ajax Quincy Promes, que fue detenido este domingo como sospechoso por un apuñalamiento sucedido el pasado julio, negó a través de su abogada estar involucrado en el suceso.

"Promes no estaba en la escena en el momento del incidente. Está cooperando plenamente con la investigación", dijo la letrada Manon Aalmoes al periódico neerlandés Algemeen Dagblad.

El suceso ocurrió durante una celebración familiar, en un almacén propiedad de Promes localizado en Abcoude, un pequeño pueblo a 14 kilómetros de Amsterdam, informaron varios medios de ese país, citando fuentes policiales.

Tras una fuerte discusión, el ex jugador de Sevilla supuestamente apuñaló con un cuchillo a la víctima y ésta resultó gravemente herida, publicó este domingo el periódico más leído en Países Bajos, De Telegraaf.

Algunos asistentes a la fiesta se interpusieron, según los relatos, entre Promes y la víctima, lo que evitó que el suceso fuese más grave.

Según el periódico Het Parool, el afectado es un familiar que fue acusado por el jugador de haber robado dinero a otro miembro de la familia y el acuchillamiento tuvo lugar supuestamente en la pierna, por debajo de la rodilla.

El futbolista y la víctima intentaron posteriormente llegar a un acuerdo económico por vía civil, pues la agresión le impidió al segundo continuar su trabajo como personal de mantenimiento, aseguró el mismo medio.

Sin embargo, la policía recibió una pista sobre el incidente hace un mes que la llevó a ponerse en contacto con la víctima, lo que dio paso "una investigación que condujo a un arresto esta mañana", dijo una fuente policial.

El futbolista estará en dependencias policiales un máximo de tres días, aunque su detención podría alargarse en caso de que se le aplique la prisión preventiva. La pena máxima por un delito de lesiones graves producidas por una agresión física es de hasta cuatro años en Países Bajos.