Todas las Noticias de Universidad de Chile Todas las Noticias de Coquimbo Unido Todas las Noticias de Universidad Catolica Todas las Noticias de Colo Colo Todas las Noticias de Palestino Todas las Noticias de Unión Española Todas las Noticias de Deportes Iquique Todas las Noticias de Everton Todas las Noticias de O'Higgins Todas las Noticias de Ñublense Todas las Noticias de Huachipato Todas las Noticias de Cobresal Todas las Noticias de Copiapó Todas las Noticias de Audax Italiano Todas las Noticias de Cobreloa Todas las Noticias de Unión La Calera

Ítalo Díaz sobre el destacado presente de su hijo Paulo: "A veces me quedo sin palabras"

El exfutbolista vive en Chancón, localidad ubicada a veinte minutos de Rancagua.

Foto: Cedida Ítalo Díaz sobre el destacado presente de su hijo Paulo: "A veces me quedo sin palabras"
Llévatelo:

Actualmente, el exfutbolista Ítalo Díaz tiene 52 años y vive en el campo, a 20 minutos del centro de Rancagua, específicamente en el sector de Chancón en una zona de parcelas, hace ya un lustro, junto a sus siete perros quienes lo acompañan en su día a día.

Sin embargo, hace siete años, sufrió una caída desde unos cuatro metros -mientras trabajaba- que le provocó un accidente, produciéndole problemas neurológicos, de lo cual habló en exclusiva con AlAireLibre.cl.

"Este accidente no me permite correr ni trotar como tanto me gustaba en mi época de jugador porque mi cuerpo no me deja, ya que mis movimientos son más lentos, tengo menos reacción que una persona normal. Lucho porque me lo propongo y porque me cuido hasta con las comidas, pero ya no soy una persona normal para lo que era antes", confesó.

Sobre sus hijos, se refirió a Paulo y Nicolás, quienes juegan en Argentina y México, respectivamente. "Vivo el día a día, siempre apoyándolos, conversando con ellos, retándolos y guiándolos, pero ya ellos después ven lo que hacen y más aún en la cancha. Debo reconocer que son muy buenos niños, hijos, amigos y padres. El resultado está ahí hoy en día y si fueran desordenados no estarían donde están, en el fútbol internacional", añadió.

Específicamente sobre Paulo, mencionó un detalle importante: "A los argentinos les sorprende que él maneje muchas posiciones en la cancha y les llama mucho la atención, que siendo derecho, pueda dar pases precisos con su pierna izquierda, hacer remates con ella y jugar manejando con holgura ese perfil. Estoy contento con su rendimiento, por supuesto. A veces me quedo sin palabras, cuando escucho o leo y veo lo que hacen mis hijos en el fútbol, las palabras sobran".

Un tema aledaño, que fue tendencia durante la semana, fue su posible nacionalización argentina, pero el padre del futoblista salió al paso, para decir que "lo de la nacionalización argentina no sé de donde lo sacaron, porque para Paulo no ha sido tema y si lo fuera, es para liberar un cupo de extranjero en River Plate, pero no pasa por un tema que sea de otra índole. Sus hijos son argentinos, además que no podría jugar por la selección argentina ya que ha defendido a la Roja y es feliz haciéndolo. De hecho, mis nietos son argentinos y Paulo con su señora pueden vivir los años que quieran en Argentina".

SU ROL DE PADRE, AMIGO Y CONSEJERO

"Sí tú me preguntas como estoy, todos los días, te diré que bien, porque no quiero que mis hijos me llamen la atención y me digan '¿y cómo estás tú?'. Siempre tengo que estar bien, esa es mi gran lucha porque tenemos cambios de estados, entonces cuando estén tristes, los voy a levantar. Si no estoy bien, se van a preocupar y yo no quiero que se preocupen", añadió.

Sobre su rutina diaria, se sinceró sobre el cambio de vida que tuvo. "A veces la necesidad te empuja a aprender de todo, pero no me refiero a necesidad de nivel económico, sino la de arreglar algo y que no haya un maestro cerca, porque vivo en el campo. Son más necesidades domésticas, pero me acuerdo que después de mi accidente la gente pensaba que estaba borracho y eso en particular me daba mucha vergüenza", contó.

- ¿Y con el paso de los años sigue cohibiéndose por aquello?

- Hoy en día aún me da vergūenza, pero convivo con ello. Me acuerdo que en 2023 me llamó un excompañero y me dijo: 'vo estás borracho'. Me dio entre vergüenza y risa, porque no bebo alcohol, pero me insistió que estaba borracho. Y ahí tuve que comentarle lo que me pasó, ofreciéndome disculpas. Mucha gente no lo sabe y tampoco tiene que saberlo, porque no soy de andar publicando que soy el "pobrecito".

 - Le ha tocado una vida llena de sacrificio, pero cultiva satisfacciones con sus niños...

- Mi vida fue dura, entonces aprendo de lo que voy viviendo y nunca he querido ser soberbio, ni agrandado. Me gusta disfrutar a mis perros, vivo una vida tranquila. Cuando me toca estar para mis hijos prefiero ir yo a verlos a que ellos vengan, porque entiendo cómo es su vida y si bien han venido a verme a mi casa, pueden pasar dos o tres días sin hablar porque que yo no los suelo molestar, ya que lo viví y conozco lo que es andar viajando y dedicando la vida al fútbol profesional".

- ¿En el campo cómo anda la señal para ver jugar a sus retoños cada semana?

- De la forma que sea, me las arreglo para verlos cuando juegan. Creo que en todos los años me he perdido un solo partido de Paulo y ninguno de Nico, me organizo. En la vida, primero están en mis hijos, aunque esté en un evento, porque he cruzado el mundo por ellos. Estuve en Arabia cuando jugó ahí Paulo, pasé un mes allá y también he viajado a Argentina y regularmente a México".

- ¿Qué cosas actuales del fútbol le llaman la atención en relación al fútbol de su época?

- Siempre me he preguntado por qué otros dicen muchos aspirantes a ser futbolistas, que no tienen recursos y cómo Maradona, Messi o Cristiano Ronaldo, quienes tampoco tenían, pudieron llegar arriba. Si tengo las condiciones lo voy a demostrar. Los papas de los niños que quieren jugar profesionalmente hoy se frustran porque no tienen apoyo. Yo no tenía zapatos cuando iba a entrenar a Unión Española, mandándome una hora y media todos los días para entrenar y sin almuerzo. Eso no me privó de mis sueños. Y eso es lo que más le transmito a mis hijos, el sacrificio".