Publicidad
Síguenos:
Publicidad

La columna de Pelotazo: Dejen de llorar con los arbitrajes

Se pierde tiempo en hablar de los jueces en vez de debatir por los aciertos tácticos, los jugadores que no rindieron o los que sí lo hicieron.

La columna de Pelotazo: Dejen de llorar con los arbitrajes
Publicidad

Por Jorge Gómez, @pelotazo

En la vida siempre es más fácil culpar al otro de tus problemas o fracasos. Si te despiden de un trabajo: el jefe no te entendía o el jefe era incapaz de valorar tu desempeño. En el fin de una relación: tu pareja no te valoró. Y así...

En el fútbol pasa algo parecido, pero acá los árbitros son el problema. Cuando no se gana un partido, y más un clásico, la culpa es del juez. El pito es malo.

Llevamos meses diciendo que el cuerpo arbitral en Chile está en crisis merced a sus constantes equivocaciones, lo cual es cierto, pero no nos damos el tiempo para debatir si acaso los arqueros, defensas, volantes y delanteros están en crisis. Porque ellos también se equivocan. Si los atacantes estuvieran más finos y tu equipo ganara probablemente el juez quedaría en el olvido en la crítica. Entonces si vamos a criticar, que sea parejo para todos.

Roberto Tobar tuvo la chance de cobran tres penales en San Carlos. No cobró ninguno. Primero: Benjamín Kuscevic empujó a Isaac Díaz. Penal. Segundo: Mano de Kuscevic. Penal. Tercero: Mano de Alejandro Contreras. Penal.

Sin embargo, antes hay que hablar de los aciertos. César Munder, por ejemplo. Un primer tiempo donde bloqueó a uno de los jugadores más importantes de Universidad de Chile: Jean Beausejour. No brilló atacando, brilló defendiendo. Beñat San José siempre se preocupa de anular las virtudes del rival, y una vez logrado el objetivo, va por el triunfo. Así ha ganado 10 partidos de 13. Mal no le ha ido.

En el clásico universitario no le resultó el plan, y tras el desgaste del cubano, lo sacó y puso a José Pedro Fuenzalida a marcar al lateral azul. Tampoco resultó. El gol del empate llegó seis minutos después de ese cambio táctico. Para peor, Beausejour estaba fuera de juego. El asistente no lo vio, el juez menos.

En la U es destacable la labor de Fernando de Paul. Ha jugado poco este año, y salvo el amistoso con River Plate, ha rendido. Si no fuera por él, la UC se iba 3-0 en el primer tiempo. Tan bien estaba jugando que había que anotarle un golazo para abrir la cuenta. Y Diego Buonanotte dijo presente. Si la visita se llevó un empate en gran parte es por la actuación del arquero. Luego Mauricio Pinilla aportó con lo suyo con un golazo, que no debió ser cobrado, pero golazo al fin.

Otros nombres a destacar. Matías Dituro poco pudo hacer en el gol, pero también tuvo un tapadón tras un cabezazo de Pinilla. Se le exije poco y cumple. Es parte de la defensa menos batida del torneo. Buonanotte, ya mencionado. Un golazo y otra chance de gol que no pudo concretar. Y Lorenzo Reyes. Quitó muchas pelotas en el medio, sobre todo en el segundo tiempo, lo que ello ayudó a que los azules generaran más ataques. Lo culpan de cometer muchas faltas, pero juega en una posición donde el roce es constante. En 2013 el volante azul confesó que Marcelo Bielsa le dijo que era "el Mascherano chileno". Pudo haber exagerado el Loco, pero algo bueno tiene. Y eso bueno lo está mostrando en su regreso a Chile.

Mucho que conversar, antes que llorar por los árbitros.

Publicidad
Publicidad

Comentarios

Publicar en su sitio