Marcelo Ríos dejó de ser coach de Juncheng Shang: "Creo que fue una decisión del papá"

El ex número 1 del mundo apuntó a las dificultades con el progenitor de "Jerry".

Marcelo Ríos dejó de ser coach de Juncheng Shang: "Creo que fue una decisión del papá"
Llévatelo:

Marcelo "Chino" Ríos se enteró de forma sorpresiva que no seguirá como entrenador del joven chino Juncheng Shang y repasó su periodo junto al tenista de 17 años, destacando la compleja relación con el padre de su ahora ex pupilo.

"A mí no me dieron ninguna razón por la que terminamos. No me dijeron 'no te gusta cómo te vestís', ni una hueá. Esto lo supe por mi agente, que me dice 'malas noticias, no vas a seguir con Jerry'", indicó a La Tercera.

"Yo creo que esta fue una decisión del papá, no fue decisión de Jerry. Aparte la mamá y el papá se agarran todo el día y eso le hace mal al pendejo. El tipo hizo dos finales (de challenger) y está 190°. Por resultados no pueden huevear. Pero da igual, a mí no me influye. La verdad, no lo estaba pasando bien con el viejo", sumó.

"Los papás metidos dentro de la cancha son de terror. Le hacen todo. Y lo peor es que habla en chino y no le entiendo ni raja. De repente lo putea, porque se entiende cuando están a los gritos. Yo tengo mi nombre igual y no estoy para un espectáculo cada vez que juegue Jerry" agregó.

"La comunicación con él era muy mala, ya que él no hablaba mucho y cada cosa que yo le decía, él respondía 'sí, sí, sí'. Lo que se pretende, cuando tiene a alguien, es que te diga las cosas que quiere entrenar, lo que le molesta o lo que no está bien para él. Aquí no había comunicación".

"Que haya subido del 380 al 190 es un paso grande. Es muy talentoso, juega muy bien, le falta mucho que aprender, pero es muy pajero. Es muy cómodo. El pendejo es la raja, le falta cambiar esa mentalidad y ser un perro en la cancha. Si realmente se sacara la chucha, puede ser muy bueno", cerró.