Los hitos de Ayrton Senna, la leyenda que cambió a la Fórmula 1

Este sábado se cumplen 27 años de su trágica muerte en el GP de San Marino.

Los hitos de Ayrton Senna, la leyenda que cambió a la Fórmula 1
Llévatelo:

Este sábado se cumplen 27 años de la muerte de uno de los pilotos más ganadores y queridos en la historia de la Fórmula 1, Ayrton Senna, quien falleció la trágica tarde del 1 de mayo de 1994 en el Gran Premio de San Marino.

El brasileño, oriundo de Sao Paulo, tuvo en su palmarés 161 Grandes Premios disputados, 65 primeros lugares desde la grilla, 41 victorias, estuvo 80 veces en el podio y, en lo más importante, fue campeón del Mundial en 1988, 1990, 1991, durante las 11 temporadas que compitió.

Senna nació el 21 de marzo de 1960 en Sao Paulo, ciudad donde se hizo fanático del automovilismo cuando su padre, Leonardo Silva, le regaló un kart a los cuatro años, momento desde el cual no se separó del mundo motor.

En 1981 el piloto viajó a Inglaterra para introducirse en las competiciones de monoplaza, quedándose con un título de la Fórmula Ford; en tierras británicas recibió un Fórmula Ford 2000 y se cambió el apellido por Senna, que era el de su madre, Vivianne.

Tras lograr títulos en categorías menores del automovilismo inglés, Senna consiguió pilotar en la Fórmula 1 en 1984 con el equipo Toleman; en dicha temporada alcanzó un segundo puesto en Montecarlo, tras uno de los mejores pilotos del momento, el francés Alain Prost. Terminó noveno.

Dicha actuación en la máxima categoría del automovilismo a nivel mundial le permitió ser fichado por Lotus, escudería en la cual conquistó su primera victoria y sumar grandes participaciones en las dos temporadas siguientes, tras las cuales se unió a McLaren en 1988.

En la escudería británica consiguió de inmediato su primer Mundial con ocho victorias versus siete de Prost, su acérrimo rival, con quien al año próximo, en 1989, chocó en el Gran Premio de Japón, razón por la cual fue descalificado cediéndole al galo, con gran polémica, el título.

Sin embargo la revancha llegó en las dos temporadas próximas, cuando el galo defendía a Ferrari -antes eran compañeros en McLaren- y Senna conquistó el bicampeonato de la Fórmula 1.

En 1994, el paulista dio el salto a Williams, donde se encontró con el gran Michael Schumacher, quien le tomó la posta en cuanto a ser figura en la F1. En la tercera prueba, corrida en San Marino, fue la fatídica jornada que terminó con la vida del piloto.

Senna dudó hasta el último momento sobre actuar en la prueba, pues Rubens Barrichello, uno de sus protegidos, tuvo un fuerte choque en las pruebas y el austriaco Roland Ratzenberger falleció en búsqueda de la pole position.

Todo eso fue un presagio pues, pese a que comenzó en el primer puesto, perdió el control de su vehículo a más de 300 kilómetros por hora y chocó en la curva de Tamburello. En ese momento, su nombre, que ya era mito, se volvió leyenda.