Joven de 26 años será el primer chileno en competencia de ciclismo más dura de Francia

Carlos Castillo participará en la prueba París-Brest-París entre el 18 y 22 de agosto.

Joven de 26 años será el primer chileno en competencia de ciclismo más dura de Francia
Llévatelo:

Entre el próximo 18 y 22 de agosto se llevará a cabo la prueba París-Brest-París, en Francia, considerada una de las competencias más exigentes del mundo en la disciplina del ciclismo. Y esta versión 2019 será especial para Chile, ya que por primera vez en sus casi 130 años de historia un nacional competirá en ella, instancia en donde deberá recorrer 1200 kilómetros de distancia, ida y vuelta, entre ambas ciudades galas en un crono de 84 horas.

El encargado de representar a Chile será el deportista aficionado Carlos Castillo, cientista político de 26 años. En septiembre pasado decidió renunciar a su trabajo para dedicarse un año completo a entrenar, convirtiéndose en el primer ciclista nacional en inscribirse tras más de un siglo.

"Hace tres años comencé a meterme más en el ultraciclismo, que es competencia de alta distancia, y me gustó mucho porque son pruebas que desafían tu mente y tu cuerpo. Primero partí con una prueba de 200 kilómetros y ahí fui subiendo hasta 300, 400, 600 y así me propuse llegar a la de 1200 km. Me tomé un año para preparar y quiero ser el primer chileno en lograrlo", explica Castillo.

La competición - abierta a ciclistas que no sean profesionales y que se realiza cada cuatro años- implica cumplir con la ruta que inicia en París y llega hasta la ciudad Brest, en la costa occidental del país, para luego regresar a la capital francesa. Cada participante decide dónde y cuánto dormir para recuperarse y continuar.

La última vez que se realizó esta competición fue en agosto de 2015, donde participaron 5.915 deportistas, de los cuales 4.610 lograron finalizar. Este año ya hay más de seis mil inscritos.

Para financiar su ida a Francia, Castillo creó un crowdfunding que continúa abierto para completar un millón de pesos. Estos fondos le permitirán pagar el traslado hasta Francia junto a su bicicleta y resto del equipo. "Una empresa me ha hecho dos tricotas, una para practicar y una para la prueba, un taller me esta apoyando con mantención y descuentos en productos, además de otras empresas que han puesto recursos", cerró.