Francisco Rojas sigue sin llegar a acuerdo con supermercado que lo acusó de hurto

El exjugador espera una indemnización de 20 millones de pesos por perjuicio y daño moral.

Foto: Colocolo.cl Francisco Rojas sigue sin llegar a acuerdo con supermercado que lo acusó de hurto
Llévatelo:

El exftubolista de Colo Colo y de la selección chilena Francisco "Murci" Rojas sigue sin llegar a acuerdo judicial luego de que fuera acusado de hurto por la cadena Líder tras un episodio ocurrido el pasado 10 de julio en el local ubicado en Departamental con Américo Vespucio.

De acuerdo a lo informado por el abogado del otrora lateral, Alejandro Bitman, ayer miércoles se interpuso una demanda de indemnización de perjuicios de daño moral.

"Se presentó el abogado de Líder, que no quiso llegar a acuerdo por ningún monto, negando completamente los hechos ocurridos. Tampoco aportó pruebas al juicio, lo cual me pareció bastante extraño. Nosotros acompañamos todas nuestras pruebas para fundamentar el agravio que tuvo nuestro representado en lo relativo a esta acusación infundada de hurto dentro del supermercado", dijo el profesional a Las Últimas Noticias.

De acuerdo a Bitman, "estamos solicitando una indemnización de 20 millones de pesos por el daño moral, además de una multa de 300 UTM, que son casi 20 millones de pesos, por incurrir en el incumplimiento de la normativa de la Ley de Protección al Consumidor, que iría en beneficio fiscal".

El abogado contó que en la oportunidad "Francisco fue a comprar al supermercado, en La Florida. Quiso adquirir un producto que estaba en internet, pero cuando llegó se dio cuenta de que la cosa no se encontraba, por lo que se retiró del local. La gente lo saludó porque es una persona conocida, y al salir del supermercado lo interceptan unos guardias de forma agresiva. Le dicen que lo habían visto desde arriba, supuestamente hurtando algunas especias. Mi cliente dijo que no, que no era cierto. Mostró que no tenía nada en la chaqueta. Incluso pensó que era una broma en su calidad de persona conocida".

Luego ahondó en las consecuencias: "Pasó un muy mal rato y perdió una oportunidad laboral en una municipalidad producto de la situación que se hizo pública. Pidió hablar con el gerente para que diera las explicaciones pertinentes, pero el supermercado se negó. En definitiva, cometió un atropello bastante grande en cuanto a la integridad física de mi representado y de su honra, que se encuentran protegidos por la Constitución y la Ley de Protección al Consumidor, y por eso se tomó la decisión de presentar una demanda por perjuicio y daño moral", explicó.