Juez brasileño dijo en un fallo que el fútbol no es para homosexuales

Al archivar una querella por injurias presentada por el jugador Richarlyson, el magistrado sentenció que si los gays quieren jugar al balompié, deben formar una liga propia.

Llévatelo:

Un juez brasileño desató este viernes una gran polémica al afirmar en una sentencia judicial que el fútbol "es un juego viril, no homosexual" y recomendar que un atleta de esa tendencia sexual debe abandonar las canchas o crear un equipo aparte.

 

El magistrado Manoel Maximiliano Junqueira Filho, de una corte de Sao Paulo, se convirtió en blanco de grupos defensores de los derechos civiles y homosexuales, después que decidiera archivar una querella alegando motivos evidentemente homofóbicos.

 

La historia comenzó cuando el director administrativo del equipo de primera división Palmeiras, José Cyrillo Jr, dio a entender en un programa de televisión que el volante Richarlyson, del Sao Paulo, sería homosexual.

 

Richarlyson inició hace un mes una demanda judicial contra Cyrillo por injurias, pero Junqueira Filho decidió archivar el caso alegando que la queja no puede proseguir en terrenos judiciales.

 

El juez sentenció que no ve ningún ataque y que en ningún momento el jugador fue señalado como homosexual. Pero si ese fuera el caso, bastaría con que compareciera ante el mismo programa de televisión "y declararse ser heterosexual y punto final".

 

"Si fuese homosexual tendría que admitirlo o hasta omitirlo o guardar silencio al respecto. En esa hipótesis, sin embargo, sería mejor que abandonase las canchas", agrega el juez.

 

"Traer el episodio a la Justicia no es otra cosa, sino darle una dimensión exagerada a un hecho insignificante si se compara a la grandeza del fútbol brasileño", agrega.

 

En el proceso, el querellante presentó un manifiesto del Grupo Gay de Bahía -un grupo de activistas de los derechos homosexuales- además de un artículo de prensa que defiende la apertura de las canchas a atletas con opción sexual "no del todo aceptada".

 

"Ya que fue señalado, este juicio responde: el fútbol es un juego viril, varonil, no homosexual", dijo el juez al señalar que hay hasta himnos que consagran esa condición y afirmó que quien recuerda la Copa del Mundo de 1970 "jamás concebiría un ídolo suyo homosexual".

 

Quien presenció grandes figuras, agrega el magistrado al enumerar glorias del fútbol brasileño, "no podría soñar en con un homosexual jugando fútbol".

 

"No es que un homosexual no pueda jugar al balompié, que juegue si quiere. Pero forme su equipo e inicie una federación", agregó.

 

El juez se dice receloso en que si se aceptan atletas homosexuales en las canchas y "si la moda pega", pronto habría un "sistema de cuotas".

 

En su veredicto, Junqueira Filho recalca que no se deben aceptar homosexuales en el fútbol brasileño porque ello "perjudicaría la uniformidad de pensamiento del equipo" y causaría incomodidad a los hinchas y a sus hijos durante los juegos.

 

Mientras tanto, Richarlyson ha decidido permanecer recluido en el centro de entrenamientos de su equipo para evitar el asedio de la prensa.

 

Uno de sus abogados, Renato Salge, anunció que el futbolista va a demandar también al juez por haber archivado el proceso "fundamentado en su propio pensamiento esdrújulo y homofóbico". (EFE)