Noelle Barahona no pudo extender su sueño en el descenso de Turín

La más joven deportista de la competencia terminó en el último puesto en la jornada sabatina del descenso del esquí alpino, entre las competidoras que lograron finalizar la prueba.

Con sólo 15 años, la esquiadora chilena Noelle Barahona se instaló como la participante más joven en los Juegos Olímpicos de Invierno en Turín 2006, factor que no le pesó para cumplir una buena actuación el viernes en la prueba de descenso, la que no pudo ratificar este sábado tras terminar en el último puesto de la especialidad.

 

Ocurrió que el pasado viernes 17, Barahona cumplió una expectante labor, tras terminar 32º entre 45 participantes en la suma de los dos slalom, hecho que no pudo corroborar este sábado, al acabar en la casilla 30, la última entre las esquiadoras que lograron terminar la disciplina disputada en la localidad de San Sicario.

 

En el resumen global, la especialidad fue ganada por la croata Kostelic Janica, que con 24 años ostenta el título de cinco veces campeona mundial, y que conquistó su cuarta medalla de oro olímpica, tras las tres preseas doradas obtenidas en Salt Lake City 2002.

 

La otras sudamericanas presentes fueron las argentina Macarena Simari Bikner en el puesto 28, mientras que su hermana Maria finalizó en la casilla 29, una más arriba que Barahona.

 

Pese a que con su último lugar de este sábado Noelle Barahona cerró su participación en Turín, la exponente nacional se erigió como una de las cartas más interesantes y de mayor futuro del deporte blanco chileno. (Cooperativa.cl)