Federer y Roland Garros: Perder ante Nadal en 2008 fue una pesadilla, me costó Wimbledon

El suizo se prepara para volver al Abierto de Francia después de tres años.

Foto: EFE Federer y Roland Garros: Perder ante Nadal en 2008 fue una pesadilla, me costó Wimbledon
Llévatelo:

El tenista suizo Roger Federer (3°) recordó su derrota frente al español Rafael Nadal (2°) en la final de Roland Garros de 2008 como "una pesadilla", y confesó que fue posiblemente ese partido el que le costó el siguiente Wimbledon.

"No pude hacer nada, no veía soluciones. Nadal es tan bueno en ambos lados, derecha e izquierda, tanto en defensa como en ataque. Lo tiene todo, todas las capacidades en tierra, por eso ha logrado lo que ha logrado", dijo en una entrevista que publicó este jueves el diario francés L'Équipe.

El título logrado al año siguiente, en el que Nadal no llegó a la final derrotado por vez primera en ese torneo en octavos, por el sueco Robin Soderling, fue "un desafío" y "un sueño", dijo Federer.

"Empezaba a dudar (si podría ganarlo), sobre todo después de la final de 2008. Pero seguí creyendo", afirmó.

Federer explicó que lo que le motiva a regresar son "simplemente las ganas".

Según el suizo, la idea no es, como decían los rumores, que sea su forma de despedirse para siempre del torneo parisino, aunque confesó que a su edad "no sabe cuál será la continuación".

En otra entrevista publicada este jueves por el diario Le Figaro, Federer aseguró que los Juegos Olímpicos de 2020 en Tokio son también una fecha lejana para saber si jugará o no.

"¿Cuánto tiempo más voy a jugar? No lo sé. Tengo la impresión de que cuanto más lo piense antes llegará", dijo.

Respecto a su estado físico, tras retirarse en los cuartos de final del torneo de Roma por unos dolores en el pie y pierna derecha, Federer comentó la noche del miércoles en un acto de patrocinio al que acudió junto con las actrices Uma Thurman, Natalie Portman y la modelo Kate Moss, que "estaba totalmente recuperado".

Federer se mostró contento por regresar a este torneo después de tres años, porque sus sensaciones en Madrid y Roma lo dejaron "satisfecho".