Joaquín Larraín explicó su deserción de Atenas 2004

El campeón chileno de equitación contó sobre la decisión de vender sus caballos, la falta de apoyo para financiar su ida a los próximos Juegos Olímpicos y su proyecto de trabajo enfocado a Pekín 2008.

Llévatelo:

Pese a que hace ya varias semanas decidió no participar en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, Joaquín Larraín no había profundizado en los motivos de esta medida. En conversación con Cooperativa.cl, el experimentado jinete contó detalles sobre la venta de sus caballos, acción que dejará sin un representante nacional a la equitación en la justa que se desarrollará en la capital griega.

 

Larraín clasificó a Atenas en agosto de 2003, durante su actuación en los Juegos Panamericanos de Santo Domingo, donde ocupó el 15° lugar, pero la sociedad Haras Santa Mónica -dueña de sus montas- decidió aceptar una oferta que realizó la Federación Ecuestre Italiana para adquirir a "Jagermeister" y "Abeltus".

 

"Cuando vimos que era poco probable tener el apoyo necesario para hacer una buena presentación en Atenas nos decidió a aceptar la oferta del equipo italiano", contó Larraín a Cooperativa.cl.

 

"Es doloroso, pero era una opción latente hace mucho tiempo y los propietarios del caballo decidieron que estaba en su última etapa y que era mejor tomar esa opción y poder reponer con un caballo más joven para seguir en el primer plano", agregó.

 

Larraín también criticó a la Federación Ecuestre de Chile y a Chiledeportes por su desidia ante la imposibilidad de contar con un equitador en la máxima cita del deporte mundial.

 

"Es triste, pero para nosotros es difícil conseguir caballos de primer nivel, poder prepararlos y tener los recursos para competir. Es algo que se planifica con años de anticipación", indicó Larraín, quien representó a Chile en Sidney 2000 montando a "Jagermeister".

 

"El costo de mandar un jinete con un caballo a Atenas debe ser el mismo costo de enviar un equipo de fútbol entero. No es rentable y creo que tenemos poca difusión... es difícil que en un deporte que es muy anónimo y que tiene fama de ser de elite, se gaste ese dinero", añadió el jinete de 50 años.

 

Según contó Larraín el costo de enviar a un caballo a Atenas bordea los 15 millones de pesos, pero la realización de una obligatoria gira de preparación previa por Europa encarece todo en 40 millones.

 

Esta falta de soporte no amilana a Larraín, quien ya planifica a largo plazo los próximos pasos de su carrera.

 

"Nosotros ya deberíamos estar trabajando para los Panamericanos de Río de Janeiro (2007) y los próximos Juegos Olímpicos (Pekín 2008), pero si no hay una planificación seria de parte de las autoridades deportivas todo queda sujeto a esfuerzos personales. Sigo trabajando a mi manera, sin contar con ese apoyo", indicó.

 

"Tengo dos nuevos caballos de la misma calidad de los que se vendieron, sólo les falta la experiencia. De aquí a un par de años serán caballos de gran nivel en cualquier cancha del mundo", aseguró.

 

Otro de los desafíos de Larraín será el Mundial Ecuestre que se realizará en Alemania en 2006.

 

En Puyehue, Larraín es favorito

 

Larraín se encuentra en las Termas de Puyehue, donde este jueves participará en la prueba final de la temporada 2003-2004 de la equitación chilena, el 2° Concurso Ecuestre que organiza este centro hotelero termal, y el flamante campeón nacional no se molesta con el rótulo de favorito.

 

"Tengo un buen grupo de caballos y vengo en una muy buena racha, pero en esto de la equitación los sondeos y los favoritismos se acaban. Se te cae un palito por mala suerte y estás fuera de la definición", señaló Larraín, quien se coronó en diciembre pasado pentacampeón nacional en un certamen realizado en San Carlos de Apoquindo.

 

Este jueves 26 de febrero Larraín saltará por el Gran Premio Termas de Puyehue, que reparte una bolsa de 1.075.000 mil pesos.