Max Verstappen lideró en Bahrein los primeros entrenamientos libres de la nueva F1

El último campeón fue el más rápido este viernes en la previa de las clasificaciones del primer Gran Premio de la temporada.

Max Verstappen lideró en Bahrein los primeros entrenamientos libres de la nueva F1
Llévatelo:

El neerlandés Max Verstappen (Red Bull), último campeón del mundo, fue el más rápido este viernes en los entrenamientos libres para el Gran Premio de Bahrein, el el primer Gran Premio del Mundial de Fórmula 1; el que marca, con el cambio de la reglamentación, el arranque de una nueva era en la categoría reina del automovilismo.

Verstappen, de 24 años, que 'aparca' el 33 y defenderá corona con el número uno -el que hasta hace nueve años acreditaba al campeón del mundo-, logró el mejor tiempo del día en el segundo ensayo, de noche y con luz artificial, en el que todos firmaron su vuelta rápida con neumáticos blandos, antes de concluir el ensayo haciendo simulación de carrera.

En su mejor vuelta cubrió los 5.412 metros de la pista bareiní en un minuto, 31 segundos y 936 milésimas, sólo 87 menos que el monegasco Charles Leclerc y con 584 de ventaja sobre Carlos Sainz, los dos pilotos de Ferrari: que avisa que lo que dejó entrever durante la pretemporada puede ser una más que ilusionante realidad. En una jornada que el otro español, el doble campeón mundial Fernando Alonso (Alpine), acabó en una prometedora quinta posición; y el mexicano Sergio Pérez, compañero de 'Mad Max' en Red Bull, lo hizo como sólido séptimo en la tabla de tiempos.

A grandes rasgos, la nueva reglamentación busca, eliminando la prohibición del efecto suelo, soluciones aerodinámicas que hagan que los vehículos no sean tan dependientes de los alerones -sobre todo del delantero-, que causan turbulencias en los monoplazas que ruedan detrás; para fomentar los adelantamientos. Los neumáticos aumentaron su diámetro de 13 a 18 pulgadas, con lo que también cambian las suspensiones; y los difusores son mayores, para extraer más rápido el aire del suelo.

Los coches son más grandes y más pesados (hasta 43 kilogramos más); y, por tanto, más sensibles al viento que no es inhabitual que sople en la pista del desierto de las afueras de la capital del reino arábigo. En la que en esta primera prueba del año se rueda con neumáticos de la gama de compuestos más dura (los C1, C2 y C3).

En este primer Gran Premio de la temporada no participa el alemán Sebastian Vettel (Aston Martin), cuádruple campeón mundial (2010-13, con Red Bull) y que dio positivo por Covid-19 el jueves. Vettel fue sustituido por su compatriota Nico Hülkenberg, que marcó el decimoséptimo crono, a dos segundos y 125 milésimas de Verstappen; dos puestos y una décima por detrás de Zhou Guanyu (Alfa Romeo): el primer piloto oficial chino en los 73 años de historia de la Fórmula 1.