Nuevas sospechas de dopaje amenazan a Lance Armstrong

Un reportaje de la revista Sport Illustrated presenta pruebas contra el estadounidense.

El siete veces campeón del Tour de Francia está siendo investigado.

Llévatelo:

ImagenLas sospechas de dopaje sobre el estadounidense Lance Armstrong, siete veces ganador del Tour de Francia, vuelven a percutir con fuerza tras el reportaje de la revista Sport Illustrated en el que aporta pruebas sobre la implicación del texano en el mundo del dopaje, con testimonios de ex compañeros de equipo.

El mito se viene abajo y Armstrong se inquieta, como demostró en la salida de la etapa del Tour Down Under, cuando Armstrong calificó de "estúpido" a un periodista que le inquirió sobre las nuevas sospechas y presuntas pruebas que aclaran su relación son el doping, según la citada revista.

Investigado por Jeff Novitzky, del jurado Federal de Los Angeles, el mismo que llevó el caso de la atleta Marion Jones, Armstrong, a punto de retirarse definitivamente a los 39 años, encaja golpes acusatorios con frecuencia.

"El caso contra Lance Armstrong" es el titular elegido por los periodistas Selena Roberts y David Epstein, quienes explican que se hizo después de reunir multitud de datos, revisar documentos y hablar con confidentes y testigos sobre las presuntas irregularidades del heptacampeón del Tour de Francia.

La revista adelanta en su sitio internet algunas de las exclusivas, como la denuncia de que a fines de los años '90 "Armstrong tuvo acceso a un medicamento experimental que aumentaba el transporte de oxigeno a la sangre".

También entra en acción como testigo denunciante Floyd Landis, quien en mayo pasado ya acusó a Armstrong de consumo de sustancias dopantes y de ser una especie de "maestro" a la hora de efectuar su aplicación.

Landis, quien se aprovechaba de los aviones privados de su ex compañero, lo que evitaba registros más rígidos, cuenta un incidente ocurrido en la aduana suiza, camino de Saint Moritz, cuando la policía encontró en la bolsa de Armstrong jeringas y medicamentos. Tras unos minutos de diálogo, el corredor "logró convencer a los policías, ayudado por un miembro de su equipo, de que se trataba de vitaminas y consiguió pasar sin problemas".

En el reportaje también se le vincula a Armstrong con el polémico médico italiano Michele Ferrari, concretamente en 2009, año del regreso del ciclista después de tres años retirado. Sin embargo, explican, Armstrong asegura que cortó los lazos con ese médico en 2004.

Sport Illustrated también afirmó que el pedalero dio un resultado irregular por alto índices de testosterona en 1999 y que sólo ha sido identificado por el código cifrado que se usa para los controles de doping.

El reportaje alude al ex corredor Stephen Swart, ex ciclista neozelandés que perteneció al equipo Motorola y que afirmó que fue Armstrong quien en 1995 empujó a aquel equipo al uso sistemático de EPO. Recordó un día de descanso durante el Tour 1995, cuando los corredores del Motorola se hicieron la prueba de hematocrito. Swart dio 48 "y Lance 54 o 56", rememoró.

Mientras estas noticias llegan a Australia, Armstrong se defiende como puede. Mark Fabiani, su portavoz, quiso recalcar que estas acusaciones son "nuevas noticias de viejos conocidos, de fuentes sin crédito alguno".

Lance Armstrong disputa la última carrera profesional fuera de Estados Unidos en el Tour Down Under, donde viste la camiseta de Radioshack, equipo en que se estrenó la temporada pasada tras coincidir un año con Alberto Contador en Astana.