Los Springboks, campeones en ropa interior por una campaña contra el cáncer

El responsable de la idea no fue otro que Faf de Klerk.

Foto: Instagram Los Springboks, campeones en ropa interior por una campaña contra el cáncer
Llévatelo:

Apenas una semana después de haber regresado como héroes a Sudáfrica con la Copa Webb Ellis del Mundial de Rugby de Japón, los Springboks lanzaron una campaña para concienciar sobre el cáncer de testículo, vestidos solo con ropa interior o bañadores con la bandera sudafricana.

El responsable de la idea no fue otro que Faf de Klerk, el medio scrum cuyas imágenes dieron la vuelta al mundo el día de la final, al posar con la Copa y recibir al príncipe Enrique de Inglaterra vestido solo con un bañador ajustado con la bandera de Sudáfrica que usa como calzoncillo.

"Reto a Siya (Kolisi), Jesse (Kriel) y a todos vosotros a poneros vuestros 'speedos' (bañadores) y a publicar una foto para ayudar a que corra la voz por esta importante causa (la prevención del cáncer de testículo)", invitó este miércoles el deportista a través de las redes sociales.

De Klerk -que ya ha confesado que siempre usa su bañador ajustado de Sudáfrica cuando juega para los Springboks- anima con esta campaña a revisarse los testículos habitualmente y recuerda la importancia de la detección temprana para que el cáncer sea tratable.

La iniciativa se ha viralizado bajo el nombre "#FafChallenge" ("Reto de Faf") y varios de sus compañeros, como el capitán, Siya Kolisi, o Cheslin Kolbe, publicaron ya sus fotos.

Pero los sudafricanos anónimos en general también se están sumando a un desafío que aprovecha el revuelo y las bromas generadas por el vestuario De Klerk para una buena causa.

El bañador de la bandera, de hecho, fue uno de los grandes protagonistas de las celebraciones de la victoria mundialista en Sudáfrica y muchos aficionados de los Springboks se han estado presentado en las calles vestidos solo con prendas similares para recibir a los jugadores durante la gira de la victoria que realizaron por el país en los últimos días.

Incluso cuando los Springboks se encontraron con el Nobel y arzobispo emérito de Ciudad del Cabo Desmond Tutu, el veterano clérigo preguntó a De Klerk por su ropa interior y éste le enseñó que, efectivamente, la llevaba puesta.

Sudáfrica se convirtió el pasado 2 de noviembre en tricampeona del mundo de rugby (1995, 2007 y 2019), tras derrotar a Inglaterra por 12-32 en una final en Tokio que se preveía muy ajustada y en la que los Springboks finalmente se impusieron con claridad.

La victoria desató no solo una gran euforia en Sudáfrica, sino también renovados sentimientos de unidad y orgullo en un país que atraviesa, por lo demás, un momento de moral baja.