Superestrella mundial visitará Chile por primera vez

Jonah Lomu vendrá al Festival Internacional de Innovación Social.

El histórico jugador dará una charla abierta motivacional el 25 de octubre.

Superestrella mundial visitará Chile por primera vez
Llévatelo:

Las calles de Auckland, en Nueva Zelanda, formaron a un jugador que marcó la historia del rugby mundial: Jonah Lomu. Esta superestrella visitará Chile por primera vez para estar en el Festival Internacional de Innovación Social (FIIS), invitado por Movistar, el sábado 25 de octubre.

El ex wing de los All Blacks, de casi dos metros y 120 kilos era capaz de correr los 100 metros en menos de 11 segundos. Este físico y potencia lo llevaron a ser considerado el mejor jugador de la historia del deporte de la ovalada y hasta hoy, en el máximo anotador de ensayos en una cita planetaria.

Para él, Chile no sólo es un lindo país, sino también tiene todo el potencial para desarrollar un deporte como el rugby siempre y cuando se ponga el énfasis en ciertos temas. "La base es muy importante, hay que inculcar el deporte en los niños desde la etapa escolar. Además, es esencial el rol que el Gobierno debe asumir en el tema, tanto en la infraestructura deportiva como en el apoyo a los deportistas", señaló.

Lomu, de 39 años, dará una charla abierta a más de 20.000 personas en el parque Bicentenario el sábado 25 de octubre.

"Lomu viene a inspirar a los chilenos con su historia de vida y superación, Jonah ha batallado en su vida para ser considerado una de las figuras más relevantes del Rugby a nivel mundial y dese su retiro se dedica a compartir sus experiencias de vida y su trabajo con la fundación por todo", aseguró Jonathan Herzfeld, coordinador general de FIIS.

Antes de eso, por la mañana, participará de una clínica deportiva con la categoría de menores en el colegio Craighouse y compartirá con los equipos finalistas del campeonato Movistar Arusa 2014 antes del duelo.

Una enfermedad lo alejó de su pasión

Quien fuera incluido en el Salón de la Fama del Rugby, en 1996 fue diagnosticado de síndrome nefrótico, un grave problema renal cuyos efectos secundarios del tratamiento le produjeron fuertes daños en las piernas y lo alejaron de su gran pasión. Años más tarde, en 2004, un trasplante de riñón le permitió volver a jugar, y si bien no lo hizo a un nivel tan exigente, sí le permitió seguir participando de un deporte que ama y que lo convirtió en líder indiscutido de su categoría.

Al respecto, Lomu sostuvo que "yo empecé con esta enfermedad cuando todavía jugaba rugby, e intenté dar lo mejor de mí tal cual lo hago ahora. No la hice pública porque amaba el rugby y quería seguir dando lo mejor de mí".