Mario Ferri, invasor del Portugal-Uruguay, afirmó que quedó libre "sin consecuencias legales"

Mario Ferri vistió una camiseta apoyando a las mujeres de Irán.

Mario Ferri, invasor del Portugal-Uruguay, afirmó que quedó libre "sin consecuencias legales"
Llévatelo:

- [ESPECIAL] Revisa más información del Mundial de Qatar 2022 junto a AlAireLibre.cl.

El italiano Mario Ferri, quien volvió a la esfera pública luego que el lunes invadió la cancha en el partido que Portugal y Uruguay jugaron en el Mundial de Qatar 2022, con una bandera arcoíris de la paz y mensajes reivindicativos, quedó en libertad luego que fue detenido por los guardias del Estadio Lusail.

Ferri utilizó una camiseta de Supermán en la que podía leerse "Salven a Ucrania" y '"Respeto por las mujeres iraníes". Fue detenido por la policía y liberado a las tres de la madrugada qatarí, después de una carrera que duró exactamente 30 segundos y que apenas fue mostrada por las cámaras de televisión.

En unas palabras publicadas en su cuenta oficial de Instagram, Ferri aseguró que esta liberación fue exenta de "consecuencias legales".

Sin embargo, desde el gobierno de Qatar afirmaron que la Embajada italiana está al tanto de su detención y que no podrá ingresar a ninguno de los partidos que quedan de la Copa del Mundo.

El Comité Supremo de Qatar sostuvo a la BBC que le retiraron la Hayya Card, que permite el ingreso a los partidos.

Imagen foto_00000001

Ferri, que es conocido por ingresar a las canchas, también sostuvo en el medio RAC1 que el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, le ayudó para entrar en el triunfo luso. "Tuve muchos problemas con la policía, pero él apareció y resolvió la situación", dijo.

Comentó que la FIFA no considera que los símbolos que portara fueran "violentos", porque era un mensaje de paz. "Quería enviar un mensaje al mundo, impidieron que lo hicieran los capitanes, los jugadores, pero no mi mensaje", insistió.

"Me subí al techo del banquillo de Portugal y salté desde allí", relató el "Halcón".

Sus "vuelos" más conocidos se produjeron en la final del Mundial de Clubes de 2010 entre Inter y Mazembe; en un Bélgica-Estados Unidos del Mundial de 2014, en la final de la Champions entre FC Barcelona y Manchester United o en un Napoli-Juventus, en 2017, cuando le lanzó una bufanda a Gonzalo Higuaín, considerado un traidor por muchos hinchas de Napoli por haberse pasado a Juventus.