Sebastian Ogier salió airoso en la penúltima jornada del Rally de Montecarlo

El francés recuperó el mando en la cerrada disputa con su compatriota Loeb.

Sebastian Ogier salió airoso en la penúltima jornada del Rally de Montecarlo
Llévatelo:

Sebastien Ogier (Toyota Yaris Rally1) salió airoso este sábado del cerrado duelo francés con Sebastien Loeb (Ford Puma Rally1), nueve veces campeón del mundo, en la penúltima jornada del Rally de Montecarlo, que inaugura la era híbrida en el Mundial.

A falta de las cuatro especiales del domingo, Ogier lidera la general con 21.1 segundos de ventaja sobre Loeb y 1"26 minutos sobre el irlandés Craig Breen (Toyota).

Al día siguiente de convertirse en el líder más veterano de un rally del Mundial, con 47 años, 10 meses y 16 días, batiendo por seis meses el récord anterior del sueco Bjorn Waldegard, Loeb tuvo un comienzo complicado este sábado. Los neumáticos superblandos de su Ford se recalentaron y cedió tres segundos a Ogier en la novena especial, la primera del día, dominada por los tres pilotos de Toyota Gazoo (Elfyn Evans, Kalle Rovanperä y el propio Ogier).

Los Toyota ocuparon también los mejores tiempos en el décimo tramo, pero esta vez fue Ogier el más rápido y alcanzó a Loeb, cuarto, en el liderato, exactamente con el mismo tiempo en la general (1h.41:42).

El tramo 11, con nieve y hielo en el piso de Saint-Geniez/Thoard, dejó ya solo en cabeza a Ogier, que obtuvo el mejor tiempo y distanció en 5.4 segundos a Loeb, mientras que Elfyn Evans, tercero en la general, se salió de pista en una curva y, aunque no sufrió daños, su Toyota se quedó sin tracción para continuar la etapa.

Los dos primeros casi clavaron sus tiempos en la duodécima especial. Terminaron en el mismo segundo (cuatro décimas más rápido Loeb), por detrás del Toyota de Rovanperä, por lo que la batalla entre los dos franceses llegó al último tramo sabatino, de 20,7 km, con solo 5 segundo de diferencia a favor de Ogier.

No fue el más rápido (Rovanperä le superó por 21 segundos), pero el segundo puesto le bastó a Ogier para llegar a la última jornada en disposición de conquistar Montecarlo por novena vez en su carrera.