Erwin Feuchtmann jugó en triunfo de Ademar sobre el equipo de su hermano Emil

El chileno estaba fuera de los planes del técnico y revirtió la decisión.

Erwin Feuchtmann jugó en triunfo de Ademar sobre el equipo de su hermano Emil
Llévatelo:

El jugador chileno de Abanca Ademar, Erwin Feuchtmann, disputó este pasado martes los primeros minutos de la temporada ante BM Benidorm, donde milita su hermano Emil y al que vencieron 26-22, tras estar fuera de los planes del técnico, Manolo Cadenas, durante toda la preparación.

"Mantuvimos una reunión antes del que iba a ser el primer partido de liga en Irún y me dijo que era uno de los mejores jugadores entrenando, que le gustaba mi juego y mi estilo y que valoraba el espíritu de lucha demostrado", relató Feutchmann.

El club leonés había intentado buscar un acuerdo para la rescisión del año de contrato que le quedaba pero, tras mantenerse firme el jugador en su postura de continuar al no encontrar otras opciones apetecibles, el técnico varió su postura y empezó, desde el primer compromiso de liga, dándole de nuevo minutos en cancha.

La pasada temporada, Cadenas le había informado a él y a otros jugadores, entre ellos el brasileño Acacio Marqués y el bielorruso Dzmitry Patotski, que no entraban en sus planes, pero luego contó con todos ellos aunque los dos últimos se desvincularon a pesar de tener contrato en vigor para esta campaña.

Según el chileno, la situación esta temporada fue "muy diferente" al verse "completamente fuera" de la dinámica competitiva del equipo.

"Fue muy duro y me obligó a centrarme en intentar ser profesional al cien por cien y en focalizar la situación en lo que estaba en mis manos", señaló.

Sobre su actuación ante BM Benidorm, en la que anotó dos goles -uno de pena máxima- y sufrió dos exclusiones, reconoció que quizá acusara "ciertos nervios y ansiedad, con un exceso de ganas, sobre todo", apuntó, "porque nunca había pasado tanto tiempo, seis meses, sin jugar".

El duelo en el debut liguero ante BM Benidorm le permitió medirse a su hermano mayor, Emil, con el que ya se había enfrentado hace una década en la segunda categoría española cuando militaban en Almoradí y Villa de Aranda, respectivamente.

"Fue un partido, también por este motivo, muy especial porque tengo claro que sin la ayuda de mi hermano no estaría donde estoy, porque él me recibió en España, me ayudó en todos los momentos difíciles, incluso en algunos cuando pensé la retirada y, como deportista, también es un ejemplo", apuntó.